Llorenç Córdoba en la concentración convocada este miércoles por la tarde frente al Consell de Formentera y a la que han ido alrededor de 10 personas o menos.

Llorenç Córdoba salió este miércoles por la noche al frente de las acusaciones de Sa Unió sobre sus supuestos «intereses económicos». «No voy a dimitir. Todo ha sido una estafa orquestada desde el PP de Palma, apoyado por la coalición de Sa Unió, para echarme», destacó Córdoba.

En este sentido, explicó que desde el PP optaron por presentar a un candidato independiente para ganar las elecciones y, «a la primera de cambio, echarlo sin una razón justificada». Asimismo, subrayó «aturdido» que es complicado dar la cara tras las graves acusaciones vertidas por Sa Unió ayer por la mañana, en la que anunciaron que el presidente del Consell de Formentera, y también diputado autonómico, les dijo que estaba «arruinado». Una situación muy delicada que, según la coalición, generó que el diputado formenterés empezara con las «presiones» a Palma.

«Estoy asimilando toda la información; necesito un poco de tiempo para aclarar los sentimientos y las ideas. Sólo puedo decir que es falso lo que han dicho», señaló Córdoba haciendo hincapié en que está recibiendo un «ataque personal». «Yo me he negado a dimitir porque no hay una razón justificada. No sabía que la dificultad económica para llegar a final de mes fuera un delito o una razón de dimisión», expresó irónicamente mientras resaltaba que le han eliminado de todos los grupos políticos.

Al insistirle por la posible dimisión, recalcó que a él lo ha elegido el pueblo de Formentera y que esta situación es la «menos democrática» que ha vivido y, encima, un día tan importante como el Día de la Constitución. Respecto a los problemas económicos explicó que tiene un buen sueldo y que cuenta con una dieta globalizada como diputado, sin embargo, necesita compensar los gastos que «yo tengo para ir a Mallorca».

«Los días que hay actos parlamentarios sí recibo esta compensación, pero para el resto de sesiones políticas yo pago de mi bolsillo los gastos. Claro que no me estoy muriendo de hambre, ni estoy arruinado, sólo estoy buscando una forma legal para compensar estos gastos», apuntó Córdoba e indicó que su gesto demuestra que no es un político «corrupto».
También destacó que su sueldo anual bruto no es de 80.000 euros sino una cantidad mucho más baja. «Qué opciones legales hay para que me compensen estos gastos oficiales. Yo también estoy sufriendo los problemas de la triple insularidad», lamentó mientras manifestaba sentirse apenado por las acusaciones recibidas este miércoles por la mañana.

«Me duele que digan que yo he amenazado al PP de Palma. Si eso fuese verdad, hubiese salido esposado del despacho de Prohens; todo es un chantaje», puntualizó. En esta misma línea, adelantó que está sufriendo una «intromisión familiar» y que lo único que ha hecho ha sido reclamar las necesidades de Formentera. «Que me descapitalicen por hacer mi trabajo en el Parlament balear no me parece justo, no estoy en política por dinero, pero no puedo hipotecar el futuro por mi trabajo», señaló resaltando que si en Palma están molestos con sus visitas es porque «estoy haciendo bien mi trabajo».

Respecto al sobresueldo reclamado por Córdoba de más de 3.000 euros que denunció ayer Sa Unió, el diputado explicó que son 2.700 euros la cantidad solicitada, que es la que recibe el grupo mixto para el funcionamiento de la coalición, un dinero que, según Córdoba, sólo es para los partidos. «Está en una cuenta y está bloqueado», apuntó.