Las manipulaciones a los contadores de luz conllevan un gran peligro para sus autores y vecinos. Endesa ha aumentado las inspecciones antifraude. | ultimahora.es

0

Las «situaciones potencialmente fraudulentas» en los contadores de luz de hogares y empresas, como la denomina Endesa, han aumentado de manera significativa en los últimos meses en Balears debido a la crisis económica. Los juzgados ya detectan un incremento de causas relacionadas con la defraudación del fluido eléctrico.

Solo en 2011 la energía que dejó de pagarse en las Islas por las ‘trampas’ ascendió a 49,87 gigavatios/hora, lo que equivale a abastecer de luz a toda Balears durante tres días y medio, según confirmó a este diario la portavoz de Endesa, Magdalena Frau.

Los expedientes abiertos el pasado año sobre posibles casos de picaresca fueron 6.233, frente a los 4.124 de 2010, con un aumento procentual del 51%.

El objetivo es consumir más, pero sin que ese gasto quede reflejado en el contador. Por ello, las inspecciones de Endesa son exhaustivas. En 2001 la brigada antifraude, compuesta por unos trabajadores, atendió 8.294 avisos de ciudadanos, un 151% más en que en 2010.

Abaratar la luz

No todos las llamadas telefónicas corresponden, efectivamente, a un intento de usuarios de abaratar sus facturas de luz de forma fraudulenta, matiza Frau, pero si se investiga a clientes que presentan un consumo excesivo en relación con la potencia que tenían contratada o, por el contrario, con un consumo demasiado bajo.

Se han descubierto todo tipo de trampas: enchufes clandestinos, empalmes con cintas aislantes, rotura de precintos del contador enganches directos sin contrato, dobles acometidas, entre otras. Todo ello, con los riesgos que asumen sus autores, que quedan expuestos a una descarga eléctrica, la mayoría de las veces, mortal. Los ‘ladrones energéticos’ pertenecen a todas las capas sociales de Balears. Los hay en barriadas deprimidas, pero también entre gentes de un mayor nivel adquisitivo. Endesa posee «mapas» de las zonas donde se concentra la mayoría de los fraudes detectados, pero no los divulga.

«Nuestro objetivo es actuar allí donde haga falta para hacer frente a una actividad muy perjudicial para todos», dijo la portavoz de Endesa.