0

Los concesionarios pitiusos especializados en coches de segunda mano y ocasión están notando los efectos más negativos del Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente, conocido popularmente como Plan Pive, que impulsa el Gobierno para renovar el parque móvil del país y fomentar la compra de vehículos con menores consumos de combustibles. «Nos está afectando porque no podemos vender un coche de segunda mano por 9.000 euros cuando resulta que te puedes comprar uno nuevo por 8.000, por ejemplo», explicó José Pavón, gerente de Grupauto Pitiüsas, que solía tener entre 75 y 100 vehículos usados en exposición y, debido a los efectos de este plan estatal, tiene en la actualidad alrededor de 45.

«La gente busca un coche mediano o pequeño, utilitario, que le lleve y le traiga, que vaya bien y sin ningún tipo de lujos y, sobre todo, que consuma poco», precisó Pavón, quien asegura que «por experiencia» los concesionarios que venden coches nuevos y se acogen al Plan Pive no «ganan nada». «Al aplicar tantos descuentos y rebajas, no te queda margen comercial», comentó.

[Lea todos los detalles de la información en la edición impresa o en Kiosko y Más]