La falta de asientos provocó que muchos usuarios optaran por sentarse en el suelo para esperar su embarque durante la mañana de ayer. | (c) Sergio G. Canizares

4

Caos circulatorio en el acceso a es Botafoc, buses y taxis buscando dónde desembarcar a sus clientes y usuarios buscando dónde se localizaba su embarque es lo que se pudo ver ayer en el segundo día de funcionamiento de los nuevos muelles de es Botafoc. A ello hay que sumar la falta de información y asientos para esperar.

«Llevo casi 40 años viviendo en Eivissa. Es más cómodo donde estaba antes porque era muy céntrico, pero es cierto que para el tráfico de mercancías es mejor aquí; el antiguo acceso era horroroso cuando se colapsaba», explicó Juan Antonio González, tras aparcar el coche en una zona de embarque en lugar de uno de los párkings habilitados. «Ahora tenemos que buscar por dónde se embarca», precisó. Y es en este punto donde coincidieron ayer la mayoría de las quejas de los pasajeros y usuarios de esta nueva zona de atraque: la falta de información.

Cabe precisar que las zonas de embarque únicamente disponen de una señal vertical que indica en catalán ‘embarcament’. Sobre la falta de información, el presidente de la APB destacó que las navieras enviaban mensajes de texto informando sobre el cambio de llegada, pero no prevén por parte de la APB la instalación de un puesto de información o de informadores.

[Lea todos los detalles de la información en la edición impresa o en Kiosko y Más]