El doctor Balanzat, nuevo gerente, se dirige a sus compañeros ante la mirada de Juli Fuster y la consellera Lydia Jurado.

3

La Conselleria de Salut quiere levantar un nuevo centro de atención primaria en Can Misses, un proyecto que se descartó en la anterior legislatura por motivos presupuestarios y que estaba ligado a la construcción del nuevo hospital. Así lo aseguró ayer en Eivissa el director del Servei de Salut, Juli Fuster, quien viajó hasta la isla para presentar a los profesionales del Àrea de Salut d’Eivissa i Formentera a su nuevo gerente, el hematólogo José Balanzat.

Desde hace varios años los usuarios del desaparecido ambulatorio de Can Misses son atendidos en el centro de salud de Vila, en la avenida Vuit d’Agost, «lo que crea un conflicto en la gente y también en los profesionales», aseguró Fuster.

Objetivos

El director del Ib-Salut destacó que los principales objetivos que se han marcado son mejorar las listas de espera («no son todo lo buenas que querríamos», señaló) y el servicio de Urgencias.

Juli Fuster también reflexionó sobre la sostenibilidad del sistema sanitario y apostó por abrir el debate sobre cómo aumentar la eficiencia para no tener problemas financieros en un futuro. «Cada vez gastamos más dinero y la esperanza de vida se alarga, por lo que las enfermedades crónicas tienen mayor relevancia. En cambio, nuestra organización no está pensada para atender enfermos crónicos sino agudos, por lo que estamos obligados a abrir el debate y a ser más eficientes para no tener problemas en el futuro», señaló el director del Servei de Salut.

Por su parte, el gerente del Àrea de Salut d’Eivissa i Formentera apuntó que entre sus prioridades está la mejora de la coordinación entre los servicios de atención primaria y especializada con la creación de un comité de seguimiento.

José Balanzat también señaló que se llevará a cabo un plan de choque para mejorar la lista de espera tanto en consultas externas como en intervenciones quirúrgicas, «que se han disparado en los últimos años».

La creación de nuevos servicios como el de neurocirugía, cirugía vascular o radioterapia, «que tardará unos meses», también son otros de los objetivos del nuevo gerente, además de mejorar las urgencias. «Hay personal y gente capacitada», aseguró Balanzat.

El director del Ib-Salut, Juli Fuster, aseguró que en el edificio del antiguo hospital Can Misses está prevista una área sociosanitaria con «entre 20 o 30 camas para pacientes ingresados que necesiten una estancia más larga».

Fuster también aseguró que la Conselleria de Salut tiene «la voluntad» de mantener el compromiso que el Govern llegó con los profesionales sanitarios sobre los incentivos de la carrera profesional al final de la legislatura pasada, «tenemos una situación presupuestaria muy grave: por el momento no tenemos para pagar las nóminas de noviembre y diciembre, pero que nadie se asuste porque la Conselleria de Hacienda encontrará una solución».