0

Muchas cosas han cambiado en Ibiza desde que hace más de tres décadas comenzaran a descubrir «el paraíso» turistas como el británico David Gibson o los madrileños Ricardo Pacios y Mercedes Valdayo. No todos los cambios han sido para mejor, pero echando la vista atrás ninguno de nuestros fieles visitantes cambiaría de destino, porque Ibiza, aseguran, reúne tantos y tan espectaculares atributos que resultaría una osadía y un disparate engañarla con otra.

El Consell d’Eivissa y la Fundación para la Promoción Turística rindieron ayer homenaje a nueve visitantes «enamorados» de la isla desde que pisaran suelo ibicenco entre los años 70 y 80. Desde entonces, se han mantenido leales a un destino en el que se sienten bien tratados y donde encuentran todo lo necesario para disfrutar.

Los primeros en recibir una figura de la diosa Tanit fueron la pareja madrileña formada por Ricardo Pacios y Mercedes Valdayo, que visitan Ibiza desde 1977, hace prácticamente 40 años, por recomendación de un amigo peluquero.

Ambos se muestran devotos de una isla que conocen prácticamente al detalle, después de haberse alojado en los hoteles Tropical, Pinet Playa, Nautilus y Bergantín de Sant Antoni; San Marino en Santa Eulària; y Royal Plaza, Los Molinos y Hotel Pacha, que ahora consideran como su «casa». «La isla ha cambiado muchísimo en estas décadas, en unas cosas para mejor, en otras para peor, pero se tapan para los que queremos Ibiza. Para mí es un paraíso y el mejor premio es poder haber venido dos días más aquí. Para mí no hay punto de comparación, yo no quiero que me lleven a otro sitio que no sea Ibiza», indicó radiante Mercedes Valdayo.

Russel y Jill Hayward son una pareja británica, de Gales, que visitó Ibiza por primera vez en el año 1973. Después volvieron en 1986, y desde entonces cada año han pasado sus vacaciones en la zona de es Viver, «para poder ir andando al puerto y Dalt Vila», aunque admiten que Santa Eulària «está más limpia». «La primera vez elegimos Ibiza porque estaba solo a dos horas en avión y lo pasamos muy bien. Si nos toca la lotería nos compraríamos una casa aquí», subrayan.

También son de Gales la pareja formada por Paul y Janet Otley. Llegaron por primera vez en 1988, al Puerto de Sant Miquel, por recomendación de su agente de viajes, y desde entonces mantienen su idilio con la isla, aunque ya en establecimientos de Platja d’en Bossa.

David Gibson es un turista de Escocia que vino por primera vez en 1986 y se alojó en los apartamentos Las Palmeras. En los últimos años siempre pasa las vacaciones perfeccionando su castellano en el Bahía Playa de Port d’es Torrent, donde es feliz.

Finalmente, también fueron homenajeados Annette y John Randell, una pareja inglesa que visitó Ibiza para pasar la luna de miel hace 35 años en un hotel de la zona de es Viver. Desde entonces no han faltado a su cita anual con la isla, en los últimos 16 años en el Hotel Panorama de es Canar, donde guardan una excelente relación de amistad con el personal del establecimiento.