Imagen de las escaleras de acceso privado al mar que se habían construido en una vivienda de Roca Llisa.

0

El Ayuntamiento de Santa Eulària ha ordenado demoler unas escaleras que una promotora ha construido sin licencia y que funcionan como un acceso privado al mar para una vivienda de Roca Llisa.

Según informó el Consistorio en un comunicado, también se ha impuesto una multa de 17.341 euros y se ha solicitado a Demarcación de Costas que determine si debe ejecutar alguna otra actuación sancionadora por esta intervención en dominio público.

El Consistorio comprobó que la propiedad ejecutó unas escaleras de hormigón, con postes de madera para instalar una futura barandilla, que tienen unos 50 metros de largo y que conectan la vivienda con el mar.

De esta forma, se establecía un paso privado para los ocupantes de la casa, privatizando de facto parte del Dominio Público de Zona Marítimo Terrestre y afectando a la servidumbre de paso.

El Ayuntamiento decretó la paralización de estas obras y ordenó también paralizar la ejecución de unos nuevos soportales afectando a unos 70 metros cuadrados de la vivienda y de unos cierres no autorizados a otros 30 metros cuadrados.

Como las obras se finalizaron, no respetando esta suspensión, la propuesta de sanción es del 100 por ciento del valor estimado de la obra, y no del 50 por ciento como establece inicialmente la ley de disciplina urbanística de las Balears, según apuntaron desde el Consistorio.

Los servicios técnicos de Santa Eulària han obligado anteriormente a demoler diferentes construcciones ilegales en otra vivienda de Roca Llisa o la retirada de una pasarela de obra en la zona de es Niu Blau.