Tradición con sorpresa y perfume a azahar

| Eivissa |

Valorar:
El Día de Reyes ya está aquí y por eso pastelerías como La Canela de Vila viven uno de los días de más trabajo del año. Calculan que venderán unos 2.000 roscones entre el día de ayer y el domingo, último día en el que estarán disponibles hasta el próximo año.

El Día de Reyes ya está aquí y por eso pastelerías como La Canela de Vila viven uno de los días de más trabajo del año. Calculan que venderán unos 2.000 roscones entre el día de ayer y el domingo, último día en el que estarán disponibles hasta el próximo año.

DANIEL ESPINOSA

El Día de Reyes ya está aquí y por eso pastelerías como La Canela de Vila viven uno de los días de más trabajo del año. Calculan que venderán unos 2.000 roscones entre el día de ayer y el domingo, último día en el que estarán disponibles hasta el próximo año.

Gonzalo González, propietario de La Canela, describe este postre como «un brioche pero muy enriquecido, elaborado con azúcar, huevo, mantequilla, leche, harina de gran fuerza, aromatizado con ralladura de limón y de naranja, con un poquito de ron y el ingrediente imprescindible que es el agua de azahar». Ésto último es «lo que le da ese toque tan particular». Gracias a su larga fermentación se puede apreciar ese contundente punto aromático y su especial sabor.

Quizás uno de los aspectos que más llaman la atención del roscón es su característica decoración que se realiza a base de frutas en tonos rojos y verdes para simular las piedras preciosas de la corona de un rey.

Según recuerda González los orígenes de este dulce se remontan al reinado de un joven Luis XV, rey de Francia, quien pidió un día al pastelero de la corte que le elaboraran un pastel por el día de Reyes. Éste lo preparó con los ingredientes que tenía en ese momento como si fuera la corona de Rey convirtiéndose en un postre básico en estas fechas con el paso de los años. Después se incorporó la moneda de oro, el haba y la tradición de que quien la encuentre tiene que pagar. De ahí precisamente el término tan famoso de «tontolaba».

A día de hoy, Gonzalo González asegura que «lo importante son los niños» y por eso actualmente cada roscón lleva un rey, un haba y otras figuritas como Spiderman o Mickey «para que los más pequeños de la casa estén pendientes de la sorpresa».

Además, con el paso del tiempo se han ido creando muchas variedades. En La Canela podrán encontrar el roscón tradicional relleno de nata, de crema pastelera, de trufa o de chocolate, para ser consumidos acompañados de un rico chocolate o de un café.

Por el mundo

Si bien algunos países hispanohablantes como Argentina y México han adoptado con mayor o menor fervor la tradición del roscón en otros el Día de Reyes pasa bastante desapercibido.

En Argentina y en Brasil el 6 de enero no es festivo pero en el primero los niños reciben algún pequeño regalo no demasiado importante de sus familiares cercanos y en el segundo directamente no se celebra. Además, en Alemania se perdió la tradición de hacer algo parecido a un roscón y en Italia se recibe la visita de una bruja fea llamada Befana.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.