El acto en el salón de la Universidad se cerró con la foto de familia de los distinguidos y los nuevos colegiados. | DANIEL ESPINOSA

2

La abogacía de Ibiza y Formentera celebró ayer su fiesta colegial anual en la que se distinguieron las trayectorias de algunos de sus colegiados, se impuso la toga a once letrados y se premió a la fiscal jefe de Ibiza en un acto en el que se entrelazaron discursos reivindicativos y emotivos.

Las reivindicaciones de mejoras para dignificar el Turno de Oficio estuvo presente en casi todos los discursos. El decano del Ilustre Colegio de Abogados de las Illes Balears (ICAIB), Martín Aleñar, subrayó durante su parlamento que la abogacía gratuita «es admirada por todo el mundo, pero se mantiene gracias a los abogados de oficio (más de 700 en Balears) que representan la vocación y el esfuerzo», ya que este colectivo atendió el año pasado más de 25.000 expedientes.

Aleñar advirtió que las inquietudes de Ibiza y Formentera son compartidas por todo el Colegio. «Todos debemos remar juntos» en la reclamación de unas mejoras materiales y económicas que son justas, aseveró el decano del ICAIB.

Previamente, los presentes en el salón de actos de la sede de la UIB de Ibiza y Formentera habían asistido y escuchado el discurso reivindicativo y de agradecimiento de la fiscal jefe de Ibiza, Mamen Navarro, quien recibió el premio ‘Turno de Oficio’, reconocimiento creado en 2016 para «significar a las personas que se destacan por su estrecha colaboración con los profesionales de la abogacía».

Navarro agradeció el reconocimiento y recordó que durante el último año los representantes del Ministerio Fiscal también se han movilizado para exigir más independencia y mejoras. Recordó que llegó a la plaza en 2006 y desde entonces se ha caracterizado por mantener un contacto próximo y fluido con los abogados. «Me gusta hablar con vosotros para tratar una conformidad, pero sobretodo para conocer de primera mano los detalles de un caso para adoptar la solución más justa», indicó.

La fiscal jefe de Ibiza también hizo hincapié en la necesidad de mejorar las condiciones del Turno de Oficio, «letrados que hacéis un esfuerzo extraordinario para atender a los más necesitados. Es necesario un reconocimiento moral y, especialmente, material», indicó.


Distinción al Turno de Oficio

Reivindicativo y emocional fue el parlamento de María Antonia Tur, abogada del Turno de Oficio que recibió una placa de reconocimiento a su «valiosa contribución al buen funcionamiento del servicio de justicia gratuita en la isla» junto a Argentina Giménez y Joaquín Roig.

Marián desgranó su discurso a través de la palabra «gracias». La ‘g’ de gracias por la distinción y a todos los que le han apoyado durante los 20 años de carrera; la ‘r’ de una «realidad cada vez más difícil porque pasas de la felicidad de la juventud a los casos de violencia familiar y casos con muertes»; la ‘a’ de «abogado de oficio»; la ‘c’ de «compañía, el equipo, la familia, los compañeros ...»; la ‘a’ de «anécdotas porque el oficio es una fuente inagotable» y la ‘s’ de «satisfacción por el trabajo bien hecho».

Tur subrayó que el Turno de Oficio es «muy duro» y lo ejercen abogados «especiales y especializados que hacen frente a guardias de 24 horas».

Emotivas también las palabras de Fabricio Raad, uno de los seis colegiados que cumplían las ‘bodas de plata’ junto a Eduard Clavell, Miguel Guasch, Maria Pilar Moreno, Fátima Ramón y Juan José Tur. «Fabricio no pasa un buen momento y se encuentra en Pamplona pero desde allí os transmite su sincero agradecimiento», apuntó Alexander, hermano del distinguido.
Tras la entrega de los reconocimientos a la fiscal jefe de Ibiza, a los abogados del Turno de Oficio y a los letrados que este año cumplen sus ‘bodas de plata’, llegó el turno de reconocer a los dos profesionales que celebraban sus 50 años de colegiación. Bernando Cardona Escandell y Antonio Prats Riera recogieron sus insignias de oro de manos del decano Martín Aleñar.

Imposición de togas

La fiesta anual de los abogados de Ibiza y Formentera fue un momento especialmente significativo para los nuevos letrados que juraron o prometieron sobre la Constitución antes de recibir la toga de manos de sus padrinos. Rocío Caballero, Blanca Cerdán, Cristián Coll, Juan Costa, Clara Costa, Lara María Fernández, María García, Antonio Gómez Escandell, Marta Pina, David Roa y Carolina Rosselló, fueron los once letrados que disfrutaron de su particular fiesta colegial en un salón de actos repleto de letrados, familiares y amigos para celebrar la fiesta de los abogados de Ibiza y Formentera.