Imagen de la procesión. | Toni Planells

0

Medio centenar de personas acudieron ayer por la mañana a Es Cubells para participar en los actos programados con motivo de la festividad de la patrona de los marineros, la Virgen del Carmen.

La festividad comenzó con una misa solemne a las 10.00 de la mañana en la iglesia de la localidad, oficiada por el párroco Jadson Castaño, acompañado del alcalde de Sant Josep, Josep Marí Ribas Agustinet y vecinos y turistas curiosos.

Una vez terminada la misa, y ante el fervor de los devotos y turistas curiosos, la Virgen del Carmen salió en procesión en brazos de los fieles para descender en dirección a la playa con objeto de embarcarse en una procesión marinera. La procesión no fue fácil, la dificultad del terreno y las altas temperaturas no se convirtieron en un factor favorable para los acompañantes de la Virgen del Carmen que, a pesar de las adversidades, quisieron hacer el recorrido hasta el mar.

Muchas fueron las personas de avanzada edad que no desistieron y se unieron a esa procesión, bajo la atenta mirada de miembros de Protección Civil, que supervisaron la caminata. El alcalde Agustinet destacó «la gran afluencia de gente joven que ha participado en la actividad este año».

A pesar que no todos quisieron salir hacia el mar y prefirieron quedarse en tierra esperando a la procesión de vuelta, se necesitaron dos embarcaciones para abarcar a la multitud, por lo que la procesión marinera se vio obligada a demorarse un poco más de lo previsto.
Una vez superado el embarque sin incidentes, y ya a bordo del barco San Guillermo y el Genoveva, la Virgen del Carmen llegó hasta alta mar y recibió las ofrendas de flores de sus acompañantes.

Para sorpresa de muchos, se unieron a la procesión las barcas curiosas de su alrededror, tripuladas por vecinos y turistas que no quisieron perder la oportunidad de inmortalizar el momento aprovechando la buena luz del día, entre vítores, oraciones y bocinas sonando.
El cúlmen de la procesión llegó cuando todos los pasajeros de las barcas que habían salido de es Cubells, arrojaron ramos de flores tanto compradas como «hecho con las flores que había en el jardín esta mañana», detalló Marta Ferrer, vecina del municipio que se declaró «cubellera de toda la vida».

Todo ello para honrar a la patrona del mar para que les concediera «suerte y buena salud».
Tras esto, las embarcaciones dieron media vuelta hacia tierra firme para poder llevar a cabo el recorrido de vuelta a la Iglesia.

Días de fiestas en es Cubells
Tras la procesión marinera de ayer, los actos en es Cubells continúan mañana a partir de las 20.00 horas con una misa seguida de procesión y baile payés a cargo del Grup Folklòric Sant Josep tras la que habrá una fiesta popular, a partir de las 21.30 horas, con música a cargo de Rels y puestos de comida tradicional, aportada por los propios vecinos para «pasar un rato todos juntos y difrutar de las noches de verano y la compañía», explicaba ayer la joven Paula, vecina de la localidad.