‘Agustinet’, Torres, Ruiz y Tur reclamaron en marzo de 2018 la derogación de la ‘Ley Montoro’. | ARCHIVO

6

La conocida como ‘Ley Montoro’, que obligó a los ayuntamientos a reducir el gasto público y, por consiguiente, a ejercer recortes municipales, ha conseguido que cuatro de los cinco ayuntamientos de la isla de Ibiza estén a deuda cero. Así, Vila, Sant Antoni y Sant Joan han conseguido sanear sus cuentas.

El Ayuntamiento de Eivissa está a deuda cero desde el mes de mayo de 2018 como consecuencia de la amortización anticipada de los últimos créditos. Cabe recordar que el plan de amortización comenzó en el año 2016 y se refiere a la amortización de todos los créditos bancarios del Ayuntamiento y de los patronatos.

«El préstamo bancario, que corresponde al Consorcio Patrimonio de la Humanidad, no se puede cancelar porque es un préstamo sindicado -conformado por Ayuntamiento, Consell d’Eivissa y Govern balear- y porque, a raíz de la ‘Ley Montoro’, se obligó a que las deudas de los consorcios y de otras entidades estuvieran adscritas a una institución que, en este caso, es el Ayuntamiento», precisaron desde el Consistorio. Aún así, fuentes municipales reconocieron que esta Ley no les ha permitido hacer ningún tipo de contrataciones para «dar mejor servicio a la ciudadanía».

Sant Antoni también está a deuda cero. Según indicaron desde el Ayuntamiento, la ‘Ley Montoro’ junto con el repunte de la economía ha hecho que se consiga sanear las cuentas. «También la última revisión catastral ha actualizado los valores de viviendas y construcciones y, desde hace unos años, los ingresos por IBI son de dos millones anuales más que antes; se ha pasado de 9 a 11 y eso también ha ayudado», añadieron.

Sant Joan
Sant Joan es el otro municipio que está a deuda cero. «Es un dato positivo porque indica que el equipo de gobierno ha hecho una buena gestión, que invierte los recursos de los ciudadanos de manera correcta», señalaron desde el Consistorio al tiempo que reconocieron que «hasta hace meses sí que nos habíamos endeudado por ciertos proyectos».

Sant Josep
Por el contrario, Sant Josep tiene, al cierre de julio, una deuda de 2.642.097,33 euros aunque, según subrayaron desde el Consistorio, a lo largo de este ejercicio se amortizarán 575.518 euros.

Sin embargo, Sant Josep no puede hacer una valoración positiva porque, al igual que Vila, considera que es mejor «tener el dinero invertido en la calle y en lo que necesitan los ciudadanos antes que guardarlo en el banco» porque, recordaron, «no se puede tocar debido a las restricciones presupuestarias aún vigentes».

Por su parte, Santa Eulària, al cierre de junio, dijo no tener «deuda directa» al destinar fondos del remanente para poder cancelar los créditos que quedaban asumidos directamente por el Consistorio (4,23 millones de euros a 31 de diciembre).

En el pleno de marzo se aprobó la modificación de crédito para cancelar los últimos préstamos que quedaban y que suponían 3,67 millones. «Ahora queda viva la deuda de la empresa pública EMSER XXI. Ahora mismo está en 4,51 millones cuando a 31 de diciembre era 4,69 millones. La reducción de deuda ha sido una constante en los últimos años ya que la política que se ha seguido de siempre es la de contener el gasto lo máximo posible para no poner en peligro la estabilidad económica del Ayuntamiento», matizaron.

Al final, el endeudamiento que se tenía estos últimos años eran, en su inmensa mayoría, préstamos blandos con un tipo de interés muy bajo por lo que no suponían una carga financiera importante y se optó por hacer inversiones financieramente sostenibles. «Ahora se ha visto que se podían combinar ambas actuaciones y así queda el Consistorio con una posición más fuerte y saneada», concluyeron fuentes municipales.

EL APUNTE

Los ayuntamientos pagan a sus proveedores en menos de un mes

El Periodo Medio de Pago a Proveedores (PMP) -el tiempo medio que tarda el ayuntamiento en pagar a las empresas que facturan a la institución- difiere de unos a otros ayuntamientos de la isla.

De este modo, el PMP del Ayuntamiento de Eivissa se sitúa en los siete días, según el indicador del segundo trimestre del año. El de Sant Antoni es inferior al mes y el de Santa Eulària ronda los 17 días.

En cuanto a Sant Josep, el PMP se ha situado en los 10,6 días en el segundo trimestre del ejercicio. Sin embargo, el Ayuntamiento de Sant Joan está por encima de lo que dice la ley, que dija un máximo de 30 días para el pago a los proveedores. «Estamos en torno al mes y medio o los dos meses, pero relativamente lo llevamos todo al día», matizaron.