La esperpéntica situación que se generó a la salida del recinto de Marina Ibiza.

48

El conductor que la noche del domingo circuló por la ‘milla de oro’ de Ibiza con un Ferrari en el que trasladaba a una mujer desnuda sobre la carrocería compareció ayer ante del juzgado de guardia de Ibiza para responder por un delito contra la seguridad vial.

El investigado, un empresario albanés de 42 años y con residencia en Ibiza, compareció ayer acompañado por su letrado, Ignacio Palomar, quien remarcó que los hechos protagonizados por su cliente no representan una acción punible que pueda ser juzgada por la vía penal.

En este sentido, Palomar defendió que lo sucedido no encaja en un tipo delictivo y, según sostuvo, sólo debería conllevar una sanción administrativa.

Esta versión choca con la de la Policía Local de Ibiza, que localizó al conductor el martes y le abrió diligencias por un delito contra la seguridad viaria por conducción temeraria y por poner en riesgo la vida de otras personas.

Noticias relacionadas

Los delitos podrían significar, en función de la decisión judicial, multas económicas y la retirada del carné de conducir. El conductor fue localizado 72 horas después de los hechos. Esta circunstancia dejaba sin efecto las pruebas de alcoholemia o drogas.

La comparecencia del conductor se produjo ayer después de que a última hora del martes compareciesen la mujer que coprotagonizó el rocambolesco episodio, así como el conductor de un taxi que circulaba inmediatamente después del Ferrari y que fue cazado grabando con su móvil la salida del deportivo desde el puerto para incorporarse al Passeig Joan Carles I.

Según señalaron fuentes de la investigación, al taxista se le formuló una denuncia administrativa por infracción del reglamento general de circulación por conducir utilizando el móvil, con una propuesta de retirada de tres puntos del carné de conducir.

Imagen viral
Los hechos ocurrieron la noche del domingo y fueron grabados por algunos de los viandantes que se toparon con la estampa que recorrió durante varios minutos por la denominada ‘milla de oro’ de Ibiza.

Las imágenes circularon por redes sociales, se convirtieron en virales y sirvieron para la posterior identificación de todos los implicados.