Vídeo de la yegua

1

El Ayuntamiento de Santa Eulària ha cedido a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Cardenal Herrera de Valencia la yegua que tuvo que ser retirada de una finca del municipio por su mal estado de salud, incluso temiéndose por su vida. Después de que el caballo se haya recuperado de los problemas de salud y malnutrición que presentaba, se ha decidido que se quede en la institución académica como parte de los animales que se utilizan para enseñar a los futuros veterinarios el tratamiento correcto con los animales. El motivo, como apuntan desde la Universidad, es que el animal ha mostrado un buen carácter y facilidad para relacionarse con las personas.

El animal fue retirado a mediados de junio después de que se recibiera un aviso a la Policía Local por un posible caso de maltrato animal. En ese momento se montó un dispositivo desde el departamento de Medio Ambiente para hacer una visita conjunta del personal municipal y de los veterinarios del Consell Insular d'Eivissa, que en estas situaciones prestan colaboración y asesoramiento al técnico municipal. Desgraciadamente, los dos especialistas insulares se encontraban fuera de la isla, por lo que el Consistorio buscó y contrató a un veterinario especializado en equinos para que viera al animal de forma inmediata.

Así, al día siguiente de recibir la denuncia se presentaron en la propiedad agentes de la Policía Local, de la Concejalía de Medio Ambiente y el veterinario contratado, así como agentes del Seprona de la Guardia Civil y constataron que el animal estaba a una cuadra, con otra yegua que había sido madre recientemente y que, al parecer, había impedido a su compañera de cuadra acercarse a la comida, por lo que presentaba una desnutrición severa. Además, el espacio no tenía las condiciones adecuadas para acoger los tres animales.

Ante esta situación, se retiró la custodia del animal a su propietario, se trasladó provisionalmente a una cuadra de otro propietario y se inició el tratamiento médico y de alimentación. Las malas condiciones en que se encontraba el animal, con neumonía y obstrucción esofágica, impedían que el animal se recuperara. Incluso, se produjo un empeoramiento que recomendó buscar medios más especializados. Así, se contactó con la Universidad Cardenal Herrera y se convino su traslado para ser tratada a finales de julio.

En la segunda mitad de agosto el animal pudo ser dado de alta después de curarle su desnutrición, neumonía, ulceración esofágica, absceso en el cuello y un parásito que presentaba y que le generaba anemia. Finalmente, se ha acordado que el animal permanezca en Valencia ya que la clínica cuenta con una granja de prácticas, donde los alumnos aprenden el manejo de estos animales, atendiendo al buen carácter de la yegua.