Espacio en el que se ubican el juzgado de guardia y el de Violencia sobre la Mujer.

0

«El juzgado de guardia y el de Violencia sobre la Mujer están a punto de estallar por la enorme carga de trabajo para atender a unos dos centenares de detenidos a la semana. Es kafkiano e insostenible». Es la denuncia que realizó ayer el secretario general del CSIF en las Pitiusas, Juan Nieto, quien planteó que la situación es algo parecido a un «polvorín».
Nieto y el delegado del sector Justicia del CSIF Sabino Aramburu hicieron hincapié en que a lo largo de la pasada semana de guardia se acumularon en un día más de 30 detenidos, entre los inmigrantes interceptados y los detenidos del fin de semana. Así, en una guardia «probablemente se superen los 200 detenidos», señalaron.
Además, reiteraron que la situación del juzgado de guardia en Ibiza durante la temporada de verano es conocida por la gerencia territorial debido a que todos los años es necesario nombrar refuerzos ante la gran carga de trabajo.

Refuerzos insuficientes
Los responsables de CSIF subrayaron que dichos refuerzos son «insuficientes» y este año se ha visto agravada la situación debido a la llegada de pateras a Ibiza, lo que ha provocado una situación «insostenible e inasumible».
Asimismo, según recordaron, desde el pasado 28 de agosto las dependencias del juzgado de guardia y las del juzgado de Violencia Sobre la Mujer tienen el aire acondicionado averiado. En este sentido, afirmaron que la incidencia fue puesta en conocimiento de la gerencia territorial del Ministerio de Justicia el pasado jueves. «Después de cinco horas de sol incidiendo en las instalaciones y con 20 o 25 personas en las dependencias de la guardia, la temperatura alcanza 30 grados». Este hecho, «sin una correcta climatización, es insostenible y ya ha generado lipotimias y desmayos», apostillan.