Imagen de archivo de la oficina del SOIB en Ibiza.

7

La medida que obliga a las empresas a registrar el horario de trabajo de sus empleados, que se introdujo el pasado 12 de mayo, no está dando los frutos sindicales que esperaban desde Comisiones Obreras (CCOO). Así lo confirmó su secretaria de organización en las Pitiusas, Consuelo López, quien detalló que tampoco ha ayudado que se hayan anunciado diversas campañas de inspección porque «eso es una medida disuasoria que alerta a los empresarios».

En este sentido, López quiso hacer un llamamiento a los trabajadores para que sean «responsables» y que «no se dediquen a hacerles el juego a las empresas y pongan, realmente, las horas y minutos que permanecen en el puesto de trabajo», subrayó.

Un llamamiento que viene motivado a raíz de conocer que hay empresas que siguen haciendo prolongaciones de jornada que, la mayoría de veces, «no se pagan y no se cotizan». Esto es, a juicio de la secretaria de organización de CCOO, perjudicial para los ciudadanos y genera competencia desleal entre las empresas.

El mayor problema, matizó, es que no se ha consensuado un mecanismo «no manipulable» para todos. «Me lo han dicho y también lo he visto que hay trabajadores que si terminan a las 17 horas y salen media hora más tarde, les dicen que firmen a las 17; también que al entrar firman cuando llegan y la salida la dejan en blanco para que la rellene el jefe correspondiente», lamentó López.

Esta situación se da, sobre todo, en el sector de hostelería. «Es donde se hace registro en papel y ahí está ‘el truco del almendruco’», dijo. «Los hoteles donde tenemos representación lo hacen en papel. Además, no son hojas individuales como debería ser, están todos los trabajadores en el mismo folio», añadió al tiempo que indicó que «con Inspección y con los hoteleros hablamos sobre consensuar el método, cosa que se ha dado en contadísimos casos en estas islas».

UGT
Por su parte, Fernando Fernández, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), dijo que «pondría la mano en el fuego, y no me equivocaría, si dijera que la mayoría de empresas de Ibiza están cometiendo irregularidades en el registro de la jornada laboral».
En esta línea, señaló que «el decreto salió cojo» en el sentido de que lejos de registrar las horas de forma digital, se usa la firma en papel o incluso aplicaciones móviles que «son muy volátiles».

Aunque dijo que no han puesto ninguna denuncia al respecto, al igual que CCOO, recalcó que, de cara al año que viene, se formalizará el registro y las inspecciones actuarán en consecuencia.

EL APUNTE

10 inspectores han llevado a cabo 400 actuaciones en las Pitiusas

El Govern balear ha llevado a cabo cinco campañas para garantizar el empleo de calidad unido al crecimiento económico, además de erradicar cualquier práctica ilegal en el mercado laboral. La novedad ha llegado este verano con la incorporación del control de jornada en 700 empresas de Balears.

En este sentido, se programaron 1.300 actuaciones para los meses de julio y agosto en las que participarían un total de 32 inspectores; de ellos, ocho en Ibiza con 320 actuaciones y dos en Formentera con 80 actuaciones. Desde la Conselleria de Treball precisaron que aún no tienen los datos del resultados de dichas actuaciones.

Asimismo, cabe recordar que la campaña para el control del registro de jornada no va a conllevar sanciones este verano, ya que será meramente informativa y servirá como punto de referencia. De hecho, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social no podrá realizar una campaña exhaustiva sobre el cumplimiento del registro horario hasta el año que viene, a no ser que haya denuncias por parte de los trabajadores o de sus representantes..

Esto es así ya que, según informaron desde el Gobierno, se iba a dar un margen a las empresas para acatar el sistema de registro.