Abaqua cambia de criterio y aumentará la producción de las desaladoras de Ibiza

La agencia cubrirá la demanda actual mediante un incremento del 32,5 % de la generación de agua potable

| Eivissa |

Valorar:
preload
El proyecto de Abaqua prevé poner en marcha dos líneas de producción en Vila y Santa Eulària, así como mejoras en la eficiencia de las plantas de Vila y Sant Antoni. En la imagen los participantes en la reunión de ayer.

El proyecto de Abaqua prevé poner en marcha dos líneas de producción en Vila y Santa Eulària, así como mejoras en la eficiencia de las plantas de Vila y Sant Antoni. En la imagen los participantes en la reunión de ayer.

La Agencia Balear del Agua (Abaqua) se compromete a incrementar en un tercio la producción de agua desalada en Ibiza mediante actuaciones de mejora en las tres desaladoras de la isla. La decisión supone un cambio de criterio de la conselleria de Medi Ambient. El conseller Miquel Mir había descartado incrementar la capacidad de las desaladoras de Ibiza tras la primera Junta Insular del Agua el pasado mes de diciembre.
Ayer, sin embargo, la directora general de Recursos Hídricos, Joana Garau, el gerente de Abaqua, Guillem Rosselló y el secretario general, Juan Calvo comunicaron en una reunión con los representantes de los cinco ayuntamientos de la isla las medidas para aumentar el suministro de agua desalada.

Las actuaciones que estudia Abaqua y que podrían estar terminadas en tres años suponen dos nuevas líneas de producción –una, en la desaladora de Eivissa y, la otra, en la de Santa Eulària–, así como la mejora de la eficiencia de las plantas de Eivissa y Sant Antoni. De esta manera, se incrementará la producción diaria de agua desalada de los 44.500 metros cúbicos actuales hasta los 59.000, un 32,5 % más.

Deberes

A cambio de ejecutar estas mejoras, las administraciones locales deberán comprometerse a construir depósitos de regulación para reservas de agua desalada para los picos de demanda en verano, así como establecer un control a través de sensores de extracción de agua que se hacen a los acuíferos para garantizar su control y recuperación.

Además, deberán mantener los esfuerzos para reducir las pérdidas de agua en las redes de abastecimiento municipal que, actualmente, suponen un tercio del total. El Plan Hidrológico de las Illes Balears exige que estas pérdidas se sitúen en el 25% en 2021.

Cabe recordar que la isla de Ibiza registró en 2018 pérdidas en la red de suministro de agua de 5.345.000 metros cúbicos, lo que supone un 28,63 % del total del agua suministrada.

Cumplieron con el límite porcentual de pérdidas del Plan Hidrológico de Balears, Sant Joan (22,5 %), Sant Antoni (20 %) y Eivissa (18,5 %). Por su parte, Sant Josep (40,3 % de pérdidas) y Santa Eulària (30,4 %) se situaron lejos de ese objetivo.

Posible desabastecimiento

Según informó Abaqua, el verano pasado la fuerte demanda urbana obligó a las tres plantas a funcionar a pleno rendimiento, una situación que podría provocar situaciones de desabastecimiento en caso de una pequeña avería justamente en una época en la cual la presión humana se revela más intensa.

Por este motivo, se ha pedido a los ayuntamientos de la isla que planifiquen qué cantidad de agua desalada necesitarán para todo el año.

El aumento de la producción pasa porque los ayuntamientos incrementen el consumo de agua desalada durante los meses de invierno dejando de exponer, así, las infraestructuras existentes a una demanda irregular que las lleva a límite de su capacidad durante los meses de verano. Para ello, será necesario establecer normas de explotación que planifiquen esta cantidad de agua desalada siguiendo dos criterios técnicos de prioridad.

El primero es establecer el porcentaje de agua desalada contratada respecto al consumo de agua total del municipio. En 2019, en Eivissa era del 90 %; en Sant Josep, del 73 %; en Sant Antoni, del 57 %; en Sant Joan, del 43 %; y, en Santa Eulària, del 20 %. El segundo criterio a establecer es el consumo invernal de agua desalada.

Respecto a estos datos, cabe destacar que Eivissa batió el récord histórico de consumo de agua desalada, con 10,7 millones de metros cúbicos, un 29 % más que el año anterior.

Estas medidas garantizarán un rendimiento más óptimo de las desaladoras a la vez que acelerará la recuperación de los acuíferos, actualmente en proceso de agotamiento y salinización progresivos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.