Coronavirus

Sin gente por las calles en el comienzo oficial de la temporada de verano

|

Valorar:
Imagen de Vara de Rey ayer, con una sola persona a la vista.

Imagen de Vara de Rey ayer, con una sola persona a la vista.

DANIEL ESPINOSA

Ya el año había comenzado flojo, con un 20,11 por ciento menos de turistas que en enero 2019 -22.874 turistas en Ibiza y Formentera-. Aunque había remontado parcialmente en febrero -32.065 turistas para un acumulado de 54.939, un 4,32 por ciento menos que el año pasado, todo ello según datos del Institut d’Estatistica de les Illes Balears (Ibestat)-, la llegada del coronavirus lo ha paralizado prácticamente todo.

Ello es así a pesar de que mayo estaba siendo últimamente un buen mes para la isla. Según datos de la Federación Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera (Fehif) en 2019 hubo un aumento de ocupación de casi un punto porcentual -0,9 por ciento, del 73,47 por ciento al 74,10 por ciento en las Pitiusas- respecto a 2018. El incremento se debió fundamentalmente a la isla de Ibiza, cuyo aumento fue del 1,9 por ciento hasta el 76,30 por ciento, ya que en el caso de Formentera descendió un 15 por ciento, para un 48 por ciento de ocupación total.

A pesar de que acaba de comenzar el mes -y, por ende, la temporada-, ya se puede aventurar que ni de lejos se llegará a esas cifras en 2020. No es preciso más que echar un vistazo a las calles del centro de Ibiza en un día como ayer, un festivo, día 1 de mayo, Día del Trabajador. En la calle Vicente Cuervo, por ejemplo, sólo había tres personas a las 9:45 de la mañana. Una de ellas era Linda Bonet, quien había llegado desde San Miguel a hacerle la compra a su madre, de 86 años, que «tiene tanto miedo que no se atreve a salir de casa». Las dos o tres veces que viene a la semana, Lina ni siquiera sube. Se lo da todo en la entrada. En la calle Bartomeu Vicent Ramon no había un alma.

En Vara de Rey, cuatro personas

En Vara de Rey, cuatro personas. Un hombre hablaba por teléfono. También había dos chicas paseando al perro. Una de ellas era la colombiana Jennifer Cortés, desde los ocho años en Ibiza y estudiante de Turismo en la Universidad de les Illes Balears (UIB). Llevaba mascarilla. A las 10:10 había tres personas. Una mujer paseaba con dos perros y la otra era el sacerdote ortodoxo para rumanos de Ibiza y Formentera, quien regresaba de su iglesia -en Dalt Vila- de dar misa a través de su canal de Facebook. Según dijo, había tenido 78 visualizaciones. Mientras tanto, una señora salió de la farmacia.

Diez minutos más tarde, en la Avinguda d’Ignasi Wallis tan sólo se podía ver a otras tres personas, además de dos coches y una moto. Una mujer hablaba por teléfono y otra, colombiana como Cortés, estaba esperando a su pareja para sacar dinero e ir a hacer la compra. Alejandra Zapata -así se llama-, ocho años en Ibiza, tenía ganas de que llegue el lunes para poder empezar en la peluquería. También Eva Vallespín, de Barcelona, aunque vive en Formentera, iba a sacar dinero. Tenía prisa. Desde uno de los balcones cayó un trozo de pan al tiempo que algunas otras personas iban entrando en la calle, entre ellos los filipinos Fernando y Jon Alegre, tío y sobrino que, según comentaron, salían a dar un paseo todas las mañanas «para estirar las piernas.

Al entrar en la calle Madrid, a las 10:36, se contaban cuatro personas. Una mujer compraba en la frutería Es Tap Nou que, como tantos otros comercios, hace entregas a domicilio. Su dueña, Ana Marí, aseguró que «gracias a eso» se habían «defendido». Su idea, según dijo, es seguir haciéndolo. Además, afirmó que aún tenía la esperanza de poder abrir el lunes la terraza del bar que hay pegado. Si finalmente no es posible, lo que harán será preparar comida para llevar.

Al llegar a la plaza sa Graduada, una decena de personas pasaba por allí, entre ellas una madre con su hija en bici y un joven con el perro. No mucho más. Desde el estanco de la calle Obispo Padre Huix, Pemai confirmó que no se veía apenas gente por la calle, salvo «algunas personas con los perritos». Precisamente en ese momento, una mujer llegó a adquirir algún producto, pero no tardó demasiado en regresar a casa.

En Isidor Macabich, se observaba algo más de movimiento, pero tampoco mucho

Ya en Isidor Macabich, se observaba algo más de movimiento. Tampoco mucho. Gente que hablaba de acera a acera: «Por lo menos, salgo y que me dé el aire. Yo me tiro del balcón ya». Más adelante, en la misma calle, algunas otras personas iban caminando. Una mujer con su perro. Un hombre tenía prisa. Otra señora -con mascarilla- pasó de largo. Nadie parecía con muchas ganas de hablar ayer, salvo la gente que se comunicaba entre sí de balcón a balcón.

Junto al Parque de la Paz, el argentino Eliseo Tunión iba a comprar en su día libre en la obra. Eran las 11:05 y cuatro taxis estaban esperando en la parada. Uno de los taxistas se quejó de que «a los políticos ya se les ha olvidado todo», en referencia a las clásicas reclamaciones, como la actualización de la orden de carga y descarga o el GPS único. Dos hombres charlaban junto a la puerta de la enoteca y un señor rumano iba al supermercado.

De camino a la Avinguda d’Espanya, seis personas, un perro y un coche era lo que se avistaba. A las 11:34 no se veía a más de diez personas, entre ellas Antonella García y Leonor Terrasa, quienes iban también a comprar cada una a un supermercado. Mientras tanto, en la calle Pérez Cabrero i Tur, Cristóbal seguía dando de comer a la gente en su local.

No hubo mucho más. De vuelta a Ignasi Walis, se podían contar cinco personas, una de ellas con perro. Algo más había en la calle Bartomeu Roselló, donde una mujer y una niña paseaban. «No soy muy buena para las palabras», dijo la mayor con su acento argentino. Como la temporada, que no tiene muy buena pinta este año.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Realidades
Hace un año

@Ibiza tranquila la respuesta es sencilla, empieza por M y termina por S

Valoración:-2menosmas

Vicente
Hace un año

Eso sería ayer porque hoy es todo lo contrario y visto lo visto es una tontería prolongar el Estado alarma sí hoy mismo hace la gente lo que le sale de los cataplines y encima no hay nadie poniendo multas

Valoración:6menosmas

Mel Gibson
Hace un año

Por ser optimista, espero que el coronavirus se inactive por el calor, y que desde ahora y hasta noviembre en Ibiza haya tiempo y centenares de europeos que puedan a Ibiza por menor riesgo que en sus paises...incluso de teletrabajadores a media jornada

Valoración:-4menosmas

Bosón de Higgs
Hace un año

@contradicciones...la noticia es de ayer, 1 de mayo...la maravunta de corredores ha sido hoy, día 2

Valoración:-1menosmas

Yo mismo
Hace un año

Las aglomeraciones y los grandes núcleos urbanos nunca han sido buenos para las epidemias y enfermedades contagiosas. Cuando la PESTE BUBONICA en la Edad Media fueron las grandes urbes y ciudades las que más las sufrieron, en las aldeas y en los núcleos de población donde las casas estaban diseminadas apenas tuvieron casos. El turismo de masas no es bueno para este tipo de pandemias. Debemos de ser todos conscientes de ello o de lo contrario lo pasaremos mal todos.

Valoración:12menosmas

Ibiza tranquila
Hace un año

A mi me encanta la idea de tener un verano sin discotecas. Ibiza tiene tanto potencial para un turismo alternativo y sostenible. Tranquilidad, playas, naturaleza, gastronomía, familias en verano, mayores en temporada baja... relax y wellness. No entiendo como pueden dejar que una isla entera depende de cuatro discotecas, fiesteros y camellos.

Valoración:19menosmas

Contradicciones...
Hace un año

Hacía tiempo que no se veía a tantas personas en la calle ni en los paseos marítimos de ciudades como la de Ibiza. Desde primera hora de este sábado, muchos ciudadanos mayores de 14 años han salido por primera vez tras casi 50 días confinados por el estado de alarma decretado por la pandemia de coronavirus. Esto es lo que se dice en la noticia del día. En qué quedamos...?

Valoración:6menosmas

Algo
Hace un año

Bueno algo positivo por buscarle algo, es la tranquilidad y el bien que se le está haciendo a la naturaleza. Ahora hasta llueve más a menudo, prueba de que algo malo hacemos. Si que por playa den Bossa se oye alguna casa que pone música fuerte y se oye fiesta. Esta gente ahora es la que hay que denunciar y hacerles ver que queremos otro estilo de Ibiza, que busquen otro sitio.Esto debemos colaborar entre todos para que vengan millones de personas en el futuro que busca tranquilidad, familias, playa, gastronomía,deporte, y mil cosas más que tenemos. De estos turistas hay miles y miles, pero no venían por la gentuza que teníamos.Discos NO !!!

Valoración:17menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1