Imagen de las detenciones realizadas por la Policía la madrugada del domingo en el Parque de la Paz.

24

El titular del juzgado de Instrucción número 4 de Ibiza, en funciones de guardia, decretó un auto de libertad con medidas cautelares para los tres jóvenes detenidos por la Policía Nacional por un robo con violencia con la técnica del ‘mataleón’ la noche del sábado, tres individuos que ya fueron detenidos la madrugada del domingo por otra agresión similar cometida horas después.

Según informaron ayer desde el Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears (TSJIB), el juez de guardia ordenó la puesta en libertad provisional e impuso a los investigados una orden de alejamiento respecto a la víctima, un chico al que habían agredido y dejado inconsciente en el entorno del Parque Reina Sofía.

Tal y como informábamos en la edición de ayer, los investigados, dos chicos de 21 años y un tercero de 23, ya habían comparecido el martes ante el juez por otra brutal agresión cometida horas después en la Marina.

Los investigadores de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional mantenían abiertas las actuaciones porque sospechaban que parte de los seis detenidos estaban relacionados con otros hechos similares ocurridos en Vila y horas después de ser puestos en libertad, tres de ellos fueron nuevamente detenidos. En aquella actuación se arrestó a un menor que ha ingresado en un centro de menores de Mallorca.
La investigación les consideró los autores materiales de la agresión a un joven de 31 años que también quedó inconsciente tras ser víctima de la técnica del ‘mataleón’.

Botellazo y ‘mataleón’
Los hechos ocurrieron la noche del sábado, horas antes de la agresión que les costó la primera detención. Los jóvenes lanzaron una botella de cristal que se rompió a los pies de la víctima. Según el relato de los hechos, uno de los detenidos se le acercó por la espalda y le hizo la técnica del ‘mataleón’, dejando inmóvil a la víctima y haciéndole caer al suelo, para posteriormente comenzar a golpearle dándole patadas y puñetazos por todo el cuerpo, hasta que finalmente otra persona se interpuso para evitar que los detenidos prosiguiesen con la agresión.