El laboratorio de Microbiología de Can Misses donde realizan las pruebas PCR. | Marcelo Sastre

11

El anuncio efectuado ayer por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, de que el Gobierno calcula que a principios del año que viene, «o a finales de este si las cosas van muy bien», España dispondrá de una primera tanda de vacunas contra la pandemia ha sido recibido con optimismo y moderación en la industria turística española y en el sector del ocio de Ibiza en particular, que por fin dispone de un horizonte ‘oficial’ en cuanto a fechas en las que podrían reabrir bares, beach clubs o discotecas de la isla.

El anuncio del ministro coincidió además con las declaraciones del director de investigación de la empresa farmacéutica AstraZeneca, Josep Baselga, que aseguró que «a finales del primer trimestre del año que viene, si todo va bien, las vacunas estarán en una fase avanzada de distribución». AstraZeneca calcula que a principios de 2021 dispondrá de unos tres mil millones de dosis de vacunas que confía en que se verifiquen como efectivas.
El ministro ha augurado, no obstante, que las próximas cuatro semanas de noviembre serán «muy complicadas», y ha dibujado un horizonte de unos seis meses más, hasta mayo de 2021, de «convivencia» con el virus, hasta que la vacuna se haya suministrado a un grueso de la población. En este sentido, ha apuntado que una vez que se empiecen a administrar las vacunas, aún se tardará entre tres y cuatro meses en lograr un conjunto de población inmunizada suficientemente grande que permite «entrar en una fase distinta» a la actual. Según Illa, en el segundo trimestre del año que viene «la situación habrá cambiado sustancialmente», aunque ha reconocido la dificultad para hacer pronósticos por la «inestabilidad» que genera el virus y su capacidad de contagio.

La esperanza en un próximo control de la pandemia tras el una vacunación masiva viene avalada por los diversos avances en la investigación contra el virus en diferentes países, como es el caso de AstraZeneca, una farmacéutica multinacional con sede en Cambridge, quinta empresa del mundo en volumen de ingresos y que opera en más de 100 países. Baselga ha coincidido con las estimaciones del ministro y ha vaticinado que, tras un invierno que será «horroroso», el próximo verano será «relativamente normal», al tiempo que ha sostenido que no se debe obligar a vacunarse a quien no lo quiera, porque a su juicio debe prevalecer «un principio de libertad individual que es innegable». Lo «complicado» será diseñar cómo repartirlas dada la demanda que existirá, por lo que estima que hasta «finales del primer trimestre» de 2021 las vacunas no estarían en «fase avanzada de distribución». AstraZeneca espera que antes de finales de año «una, dos o tres» de las cuatro vacunas con las que está experimentando comiencen a dar «resultados».

Noticias relacionadas

El ministro, por su parte, destacó el esfuerzo de cooperación europea para negociar y repartir equitativamente las vacunas, así como el compromiso de no administrar ninguna si no cumple estrictamente las condiciones de seguridad y eficacia. «No se administrará una vacuna si no es segura y eficaz. Tenemos un marco regulatorio muy estricto y muy preciso. Es verdad que se ha ido muy rápido, pero también es verdad que se han movilizado recursos como nunca hasta ahora se había hecho para lograr una vacuna».

Sobre los contrarios a la vacuna, el ministro ha llamado a tener «una actitud firme contra los negacionistas y las personas con actitudes anticientíficas». «En este caso no estamos hablando de discusiones más o menos entretenidas sobre si el hombre llegó a la luna o si la tierra es plana. Estamos hablando de cuestiones que deben ser creídas y que afectan a la vida de las personas», ha subrayado.

Benítez: «Estamos preparados para reabrir: la marca Ibiza volverá con fuerza»

El gerente de la patronal Ocio de Ibiza, José Luis Benítez, acogió ayer con «enorme satisfacción» los anuncios realizados por el ministro de Sanidad y las empresas farmacéuticas. «Es una gran noticia para salir de este oscuro laberinto», expresó, a la vez que aseguró que la industria del ocio se encuentra «preparada para reabrir y, si todo va bien, la marca Ibiza volverá con toda su fuerza a partir de junio». De hecho, discotecas y diversos establecimientos hoteleros y de ocio ya trabajan en la planificación de la próxima temporada con el escenario de una reapertura paulatina a partir de abril o mayo. «Lo primero es la salud de todos, y por eso quizás comenzarán abriendo los pequeños negocios, bares, restaurantes o beach clubs hasta que por fin se puedan abrir las discotecas en junio aproximadamente» De hecho, algunas ya anuncian en sus páginas web los primeros opening de 2021.