Vivienda

Una comunidad sobre ruedas

| Eivissa |

Valorar:
Algunas de las caravanas estacionadas en el solar que hay junto a las instalaciones de GESA.

Algunas de las caravanas estacionadas en el solar que hay junto a las instalaciones de GESA.

Toni Planells

Más de 30 caravanas se reparten en el solar que hay entre la carretera de Sant Antoni y las instalaciones de Gesa en Puig d’en Valls. Vehículos habitables de todos los tamaños y colores, con matrículas de distintos países, permanecen camperizados en esta finca privada.

Es un pequeño barrio de viviendas móviles en el que residen alrededor de medio centenar de personas con un espíritu de convivencia envidiable en otros barrios urbanos.

No se divisa un ápice de basura en los cerca de 7.000 m2 de la finca privada en la que se han instalado. Sí que es habitual ver a algún vecino que comparte un plato de cocido con otro, como el que un vecino le acerca a Iván. Otros charlan o pasean a sus perros, pero tampoco se ve ningún excremento en los alrededores.

Antonio es uno de los vecinos de este improvisado barrio. Trabaja como auxiliar en Can Misses y lleva un año viviendo en su caravana. Lanza toda una diatriba sobre el precio de la vivienda, del alquiler o la especulación inmobiliaria, que le llevaron a optar por este modo de vida y por lo que considera que «cada vez habrá más gente elija esta opción». Sin embargo, reconoce que se ha acostumbrado a vivir de este modo y que no tiene intención de cambiarlo. «Ya he probado esto y me ha gustado», asegura entre risas. Y es que el hecho de vivir en una caravana no supone, como en muchos casos se piensa, una vida marginal. De hecho, las personas con las que Periódico de Ibiza y Formentera ha hablado declaran vivir en caravanas como una opción de vida. No obstante, reconocen que no todos los que viven en esta especie de cámping comparten esta visión. El problema del precio de la vivienda en Ibiza es una de las razones que ha llevado a familias, algunas incluso con bebés, a vivir de este modo tan digno como incómodo, tal y como reconocen algunos de los vecinos.

El perfil de quienes viven en estas condiciones es variado, pero la gran mayoría son trabajadores: personal sanitario, auxiliares, enfermeros, un celador, una dentista, cocineros y cocineras y empleados de distintas empresas. Solo una de estas personas se encuentra en paro.

Antonio reúne a un grupo de vecinas y vecinos: Isa, Daniel, Marta, Aida, Rocío, Marc e Iván, que relatan su visión sobre lo que significa vivir en una caravana en Ibiza. De primeras, Iván se muestra reacio ante la presencia de los medios: «Es que siémpre que salimos en los periódicos hablan mal y acaba viniendo la policía», argumenta. «Aunque podría pagar 200 € por una vivienda, seguiría viviendo así», asegura Isa, que lleva tres años residiendo en su caravana con su pareja. Marta pone en valor el hecho de vivir «en contacto directo con la naturaleza», y opina que «Ibiza es un lugar idóneo para este estilo de vida, pero no está preparada».

Echan en falta infraestructuras públicas con lugares acondicionados para verter las aguas residuales o recoger agua, «tal y como se puede encontrar por toda Europa, donde el uso de caravanas está totalmente normalizado», apunta Daniel. Estarían de acuerdo en pagar unas tasas justas por poder disponer de un espacio público habilitado. Marta incluso propone arreglar ellos mismos ese solar con permiso de la propiedad. Aseguran estar estudiando formar una asociación desde la que poder reunirse de manera oficial con las instituciones correspondientes y plantear sus propuestas y reclamaciones.

Prohibido acampar
Según la normativa municipal, está prohibido acampar con caravanas en todo el municipio, No obstante, al encontrarse en un terreno privado, la Policía sólo podría intervenir si estuvieran acampados, es decir, si desplegaran toldos o sacaran algún elemento al exterior del vehículo, y no es el caso. Tanto furgonetas como caravanas tampoco pueden hacer uso de los párkings disuasorios, reservados solo para turismos. Aida no es la única que ha sufrido alguna multa en este sentido, y achaca a esta norma el que poco a poco se hayan acabado concentrando en este lugar. De hecho, Daniel explica que la Policía les recomienda que se ‘muden’ a este solar cuando se encuentran estacionados en otros lugares de la isla.

Ahora temen que vayan a vallar el terreno, ya que, según cuentan, «alguien del Ayuntamiento» se lo comunicó hace unos meses. «Parece que es feo para la ciudad que nosotros vivamos aquí», asegura Rocío, que no encuentra otra explicación a que el Ayuntamiento pueda querer echarlos de aquí.

Por parte del propietario no han recibido ningún tipo de queja directa, y aún así han intentado localizarlo sin éxito. Sin embargo, desde el Ayuntamiento reconocen que no se puede vallar un terreno privado. Es el propietario quien debe hacerlo, pidiendo un permiso para ello. En este sentido, el Consistorio admite que su departamento de Urbanismo recibió el pasado noviembre dicha solicitud por parte de la propiedad. Ahora mismo el trámite está a la espera de un informe favorable de carreteras que se solicitó al Consell d’Eivissa, responsable de este ámbito, y que de momento no se ha resuelto.

Cada uno tiene sus anécdotas durante la época de confinamiento. A Rocío le pilló en Talamanca y, si bien asegura que la misma Policía Local le acotó un espacio alrededor de la caravana, poco después la invitaron a dejar ese mismo lugar. De ahí marchó al terreno de un amigo, que también tuvo que dejar para no crearle problemas. A Marta le advirtieron dos veces que sería sancionada por estar comiendo fuera de su caravana en Cala d’Hort y en Sa Punta.

Y es que llevar la vida sobre ruedas no es fácil del todo. Se se las tienen que apañar, por ejemplo, para deshacerse de las aguas residuales. A Daniel un amigo le permite verterlas en su baño, Marc usa un ‘water seco’ y lo vierte en el contenedor y hay quien aprovecha el baño de las gasolineras.

Las lavanderías se convierten en un servicio indispensable a la hora de hacer la colada. Cada uno a su manera: consumiendo lo justo y necesario, usando placas solares y midiendo hasta la última gota del agua que recargan, por ejemplo, en Sant Rafel.

Viven, según dicen, de una manera mucho más ecológica que la mayoría de las personas. «Allí donde vamos, limpiamos el sitio en el que nos quedamos, y de alguna manera estamos limpiando la isla» asegura Isa. En este sentido, el ecológico, también reivindican el ‘turismo de caravana’, que consideran menos agresivo y respetuoso con la naturaleza que las construcciones de hoteles que destruyen la costa ibicenca.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 4

RCD
Hace 20 días

Mínimo 50.000€ ...... aún no salió la Autocarsvana IBIZA para que puedan pedir semejante precio por ella.... jajajajajajaja

Valoración:-2menosmas

Vicent
Hace 21 días

@ Yo mismo dudo de que todas juntas lleguen a los 50000 € mínimos que dices.

Valoración:4menosmas

Josep
Hace 21 días

Hasta los cataplines...te pica...pues eso.

Valoración:-5menosmas

DEMOCRATICO
Hace 21 días

Efectivamente Divagando, ningún español o extranjero residente puede conducir un vehículo con matrícula extranjera en España, sin que se lleven una receta, así que tomen nota en este caso la Agencia Tributaria..

Valoración:6menosmas

Divagando
Hace 21 días

Dos detalles. Ver a un perro encerrado en una caravana no es justo para el animal. El otro detalle. Veo muchas matrículas extranjeras. Los vehículos de fuera de España que pasen más de 6 meses en territorio español deben matricularse aquí y por tanto pagar los correspondientes impuestos. A ver si la policía toma nota.

Valoración:12menosmas

Gerbi
Hace 21 días

Es una vergüenza tanta caravana concentrada y no siendo un lugar habilitado para ellas , suciedad , perros sueltos etc . En santa Eulalia eso no pasa por lo menos de momento porque allí se intenta o intentaban hacer las cosas medianamente bien , ahora miran para otro lado y dan prioridad a cosas que venden mejor .

Valoración:-2menosmas

Pepes
Hace 21 días

Esto es chabolismo puro y duro.

Las caravanas están bien para viajar por el mundo y pasar la noche en los sitios habilitados, pero no para crear poblados.

Dejar crecer este fenómeno por desidia solamente llevará a aumentar las capas de marginalidad. Ahora son decenas, pronto centenares y si no se actúa serán miles las chabolas rodantes que llenarán los accesos a las poblaciones de la isla.

Valoración:16menosmas

Akinohaykienviva
Hace 21 días

Se mire como se mire, es un despropósito. Si se ha de permitir este campamento de caravanas, debe ser con unas condiciones de salubridad e higiene mínimas. No hablo de basura, hablo de agua corriente y aguas residuales. Al principio habían unas pocas caravanas, pero esto ya se ha salido de madre. Entiendo que hay gente que no puede asumir el precio de los alquileres en la isla, pero eso no justifica hacer un asentamiento ilegal ante la pasividad de las autoridades. Lo de Ibiza es penoso y lamentable. Cada vez más diferencias sociales y económicas y esto se vuelve un lugar más miserable. Es duro asumirlo, pero no cabemos todos aquí. Hay un techo poblacional y lo hemos superado. Lo de las caravanas es un reflejo del abismo en el que cae esta isla. Una caravana está bien para ir de vacaciones y como hogar de algunos, pero no puede ser el lugar donde criar una familia.

Valoración:16menosmas

Caguntot
Hace 21 días

Totalment entenible i adaptable aquest model de turisme o de vida. Com han dit per allà avall són ses noves chabolas des que per lo menos tenen algo, però també un estil de vida raonable encara que per falta de regulació normativa o de respecte de alguns d'aquestos crea una aversió molt grossa per part de sa població en general. Per ex, Pensau si ara han de venir a viure 1000 noves persones durant un any per sa pandemi, has de fer un edifici gosset que estira allí per anys, i sa de rcursus que requereix.. , en canvi en caravana no tenen tant d'impacte mediambiental.

Valoración:1menosmas

Realidades
Hace 21 días

@hasta los cataplines debe de ser por la cantidad de perroflautas que hay en la isla. Ninguno sin trabajo conocido, por cierto.

Valoración:14menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 4