TEF - Televisió d'Eivissa i Formentera | Youtube: Televisió d'Eivissa i Formentera

9

El delegado del sindicato médico SIMEBAL y médico del 061 en Ibiza, David Fernández, fue ayer por la noche el invitado en el programa Bona Nit Pitiuses que cada miércoles emite la Televisió d’Eivissa i Formentera (TEF).

A preguntas del presentador del espacio Toni Ruiz, la directora de la TEF Sonia Escribano y el director de Periódico de Ibiza y Formentera Agustí Sintes, Fernández hizo un repaso sobre la situación «límite» que viven los médicos del Área de Salud de Ibiza y Formentera desde hace años y que se ha visto agravada con el coronavirus. «Hace casi dos años fui invitado a participar en este programa y las cosas no solo no han cambiado sino que han ido a peor con la pandemia porque Ibiza arrastra un déficit estructural que denunciamos desde 2008», comenzó el representante sindical.

David Fernández, delegado del SIMEBAL y médico del 061 ayer en el programa BNP.

David Fernández, delegado del SIMEBAL y médico del 061 ayer en el programa BNP. Foto: Daniel Espinosa.

Fernández aseguró que el virus «ha puesto en evidencia las carencias crónicas de las plantillas de facultativos en Ibiza». Y es que según sus estimaciones, sin la pandemia «ya eran necesarios unos 60 médicos y unas 400 enfermeras para las Pitiusas» y ahora, «la situación es tan grave que se está haciendo un esfuerzo de guerra y con médicos del 061, psiquiatras, recuperadores, fisioterapeutas o ginecólogos atendiendo a pacientes COVID».

Por ello, explicó que «la situación está completamente desbordada» y «que no se está dando una correcta atención a los pacientes porque la situación no da para más». De hecho, según Fernández «se está produciendo una bolsa de desatención en servicios básicos como operaciones o primeras y segundas visitas que han provocado que en Ibiza se acumule una demora de 5 días para una simple consulta telefónica y en Formentera una semana».

Plus de insularidad
Sobre las causas de este «problema endémico» en las Pitiusas, culpó fundamentalmente al plus de insularidad. «En Baleares se cobra un plus de 100 euros brutos mensuales mientras que en Canarias asciende a 600 y en Ceuta y Melilla a 800 euros lo que, unido al alto coste de vida de las Pitiusas, nos hace jugar en grave desigualdad de condiciones a la hora de atraer profesionales médicos».

Noticias relacionadas

Así mismo, faltan «incentivos para conseguir una mayor estabilización laboral y una ampliación del plus de fidelización que actualmente está en 500 euros mensuales si consigues aguantar 13 años trabajando en Ibiza».

Además, la situación se ve agravada «porque Ibiza siempre ha sido el patito feo de la sanidad balear como demuestra que a pesar de vivir unos años de bonanza con un crecimiento consolidado del PIB desde el 2016 se sigue sin invertir».

Invitación a la consellera
Un problema que sigue aumentando a pesar «de que cada profesional dan el 150% de sus posibilidades llegando a triplicar sus turnos».

Algo que, según sus palabras no sucede con los responsables políticos «que siguen silbando hacía otro lado». A una pregunta de Sonia Escribano sobre la razón para que los gobernantes siempre fueran optimistas, Fernández fue tajante y directo. «Yo invitaría a la consellera balear de Salud Patricia Gómez a que en lugar de visitar el salón de actos del Hospital Can Misses se pusiera un traje y se atreviera a visitar las plantas COVID para comprobar en primera persona como está el tema».

«El viernes murió una mujer de 47 años en Cala Llenya porque no llegó a tiempo la ambulancia»
David Fernández también aprovechó su estancia ayer por la noche en el programa BNP de la Televisió d’Eivissa i Formentera para reclamar que el servicio de ambulancia del 061 con base en Santa Eulària «amplíe su horario de trabajo y pase a estar operativo durante las 24 horas del día» para evitar el número de muertos en esta zona al no poder llegar a tiempo saliendo desde Ibiza.

«Nos preocupa mucho el tema porque está en juego las vidas de las personas», aseguró el médico del 061 quien puso como ejemplo un doloroso suceso que vivió en primera persona esta viernes. «Nos avisaron de una mujer de 47 años que había sufrido una parada cardiorespiratoria en una vivienda de la zona de Cala Llenya y como no hay servicio en Santa Eulària tuvimos que salir desde la base de Ibiza sin que, desgraciadamente, llegáramos a tiempo para poder haberle dado una oportunidad para poder seguir con vida».