El aeropuerto de Ibiza gestionó este sábado 462 vuelos y para este domingo se esperan 436. | Arguiñe Escandón

17

Baleares ha registrado en julio el mes con mayor actividad económica, creación de empleo y producción empresarial desde marzo del pasado año. Los planes de vacunación en nuestro país y en los principales mercados emisores han propiciado que este verano lleguen los turistas y, con ello, la reactivación productiva de sectores como la hotelería, restauración, comercio, transporte público y privado y, principalmente, en los aeropuertos de Son Sant Joan, Maó e Ibiza.

El sector turístico pitiuso cierra este mes de julio con prudencia y optimismo a partes iguales. «Ha sido mucho mejor de lo esperado y se ha notado, sobre todo, en dos ámbitos, en la oferta complementaria (náutica, restauración…) y, en general, en los establecimientos hoteleros, donde ha habido buena ocupación y un indicador indirecto de ello es que ha habido problemas con la búsqueda de personal. Ha habido un rebrote de confianza en las empresas, con cifras incluso parecidas a 2019 en algunos casos, pero no hay que olvidar que hay muchos establecimientos hoteleros cerrados», explica José Antonio Roselló, vicepresidente de la CAEB en las Pitiusas, quien reconoce que la incertidumbre ha marcado y seguirá marcando lo que queda de temporada, al mismo tiempo que destaca que el turismo británico familiar ha funcionado muy bien en varias zonas de Ibiza, además del norte, como la bahía de Portmany. Cabe destacar que, según los cálculos de la patronal hotelera Fehif, el 65% de la planta hotelera pitiusa está abierta, una cifra que no variará este mes.

Caída de reservas

Manuel Sendino, gerente de la Fehif, asume que la decisión de Reino Unido de colocar en ámbar a las Baleares a partir del 19 de julio provocó una caída de reservas. «Ha habido un pinchazo a mediados de julio por esta decisión de Reino Unido; hubo muchas cancelaciones y esperamos que remonte ahora en agosto y se recuperen las reservas y la ocupación», explica Sendino.

Este ‘pinchazo’ lo corrobora José Maria Ramón, del portal Neobookings, quien ha identificado que, desde la inclusión de Baleares en ámbar, las reservas británicas «van hacia abajo», si bien especifica que se mantiene la tendencia de reservar a una, dos y tres semana vista como máximo. Unas reservas que, más tarde, se tienen que confirmar ya que debido a la situación de incertidumbre la mayoría de hoteles ofrecen cancelación gratuita o bien cambios de fechas o devolución del dinero.

La presidenta en Baleares de la Asociación Española de Directores de Hotel (AEDH), la ibicenca Alicia Reina, asegura que la horquilla de ocupación en julio se ha movido «entre un 45%y un 75%, dependiendo de las zonas y establecimientos. Es un buen dato, teniendo en cuenta la incertidumbre que vive el sector en este momento con los continuos cambios y vaivenes de las restricciones que van dictando los países emisores».

Agosto

El mes que empieza hoy viene también marcado por la incógnita de qué decidirá Reino Unido el próximo jueves día 5 de agosto. Y es que si Reino Unido, principal mercado extranjero para Ibiza, decide que las Baleares y España pasan a ‘ámbar plus’ significará que los visitantes británicos tendrán que hacer cuarentena obligatoria al regresar a su país pese a estar vacunados. «Mejorar, a la vista de la evolución de la pandemia, es difícil. Lo ideal sería quedarnos como estamos, en ámbar», precisa Sendino, quien asegura que «más de uno firmaría por acabar agosto por encima del 70% de ocupación».

La presidenta de AEDH afirma que será un mes positivo «para la ocupación y el turismo en general, aunque con un grado de incertidumbre medio que puede hacer variar las previsiones con facilidad. Se prevén ocupaciones mejores que las de julio, en torno a un 15% por encima de las ocupaciones de julio», precisa Reina, quien augura que seguirá habiendo diversificación de mercados: «Suizos, españoles y franceses tendrán cierto protagonismo como principales turistas frente a alemanes y británicos».

Roselló define este mes que empieza como un «carrusel»: «Depende todo de la evolución de la pandemia. Pienso que tendremos un buen mes de agosto, pero con la espada de Damocles sobre la cabeza; dependemos de las políticas sanitarias de los países emisores de turistas, sobre todo de Reino Unido», precisa. Roselló critica, además, que el Gobierno central está siguiendo una «nefasta política» en la gestión de la crisis sanitaria, dejando «a las comunidades y ayuntamientos a merced de la pandemia», algo que se debe corregir.

Tendencia

Los grupos turísticos Jet2, EasyJet, TUI, Alltours, FTI, Schauinsland y DER Touristik, así como las aerolíneas extranjeras y españolas, confían en que las campañas de promoción para incentivar las ventas de reservas funcionen y no se vean distorsionadas por los cambios que puedan realizar los gobiernos del Reino Unido, Alemania y otros países europeos si los índices de contagios no paran de crecer. Govern y todo el sector turístico confían en que los planes de vacunación funcionen y corten de raíz los elevados niveles de contagios en Baleares y resto de autonomías.

La coyuntura turística va a marcar la evolución de la economía balear, de ahí que mantener los actuales niveles de tráfico aéreo con Alemania, Reino Unido, Austria, Suiza Francia, Italia, Países Bajos, Suecia, Finlandia, Dinamarca y resto de mercados alternativos, según las patronales empresariales «es clave para que los indicadores de julio tengan continuidad en agosto, septiembre y octubre».