El Pleno del Consell Insular de Ibiza se reunió este viernes por primera vez presencialmente con todos sus miembros desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020. | Marcelo Sastre

9

El transporte en diversas vertientes protagonizó este viernes el Pleno del Consell d’Eivissa, en una sesión en la que los grupos políticos no se pusieron de acuerdo en apenas ningún punto. Una moción de Unidas Podemos relativa a la limitación del acceso de «todo tipo de vehículos» a la isla levantó las chispas entre el PSOE y el PP, mientras que el conseller de UP Antonio Saucedo insistía en la necesidad de reducir la cantidad de coches que circulan por Ibiza a lo largo de todo el año.

Saucedo basó su petición en datos como el incremento experimentado en el número de vehículos por habitantes. Así, aseguró que, en 2016, el parque de coches en Ibiza era de 967,6 por cada 1.000 habitantes mientras que en 2020 subió a 997,3. También afirmó que, si en 2004 circulaban a diario 24.152 coches por las carreteras ibicencas, en 2019 lo hacían 37.616.

El conseller podemita apostó por una limitación «sostenible» y «más completa» que la defendida en su día por el gobierno presido por Vicent Marí.

En este sentido, Saucedo defendió que la limitación de acceso de vehículos abarque a todo tipo de coches, sean privados o de alquiler. «Parece que solo se quiere aplicar a caravanas y vehículos de alquiler», dijo el conseller durante su intervención, «pero eso es insuficiente». Y, con este propósito, instó al gobierno insular a reunirse con todos los agentes implicados para «valorar esta limitación».

La moción solo contó con los votos a favor de los consellers de UP y la abstención del PSOE. Los siete del PP y Ciudadanos y la consellera no adscrita, Marta Díaz, votaron contra una propuesta que, tal y como indicó el portavoz del gobierno, Mariano Juan, no se puede plantear sin haber llevado a cabo «análisis de datos» con «seriedad y trabajo».

Noticias relacionadas

Focos de demanda

Juan recordó que el exceso de vehículos en las carreteras no es achacable únicamente a los ciudadanos o al turismo. Y mencionó cuestiones, como la falta de aparcamientos o la antigüedad de «algunas infraestructuras viarias», como motivos que agravan el problema. Añadió como factores a analizar lo que llamó «grandes atractores (sic) de movilidad» y puso como ejemplo las puestas de sol y algunos conciertos, «a los que todo el mundo quiere ir en un determinado momento».

«Hace falta un análisis serio y, quizá, menos ideológico», afirmó Mariano Juan, «porque la moción ya viene con la conclusión redactada».

El conseller del PSOE Víctor Torres, por su parte, defendió el voto a favor de los socialistas basándose en atacar al PP. Torres recordó que Marí comenzó la legislatura barajando esta posibilidad de la limitación y le echó en cara no haber hecho nada al respecto en estos dos últimos años. Algo a lo que el conseller Juan respondió recriminándole que tampoco los socialistas habían cambiado nada mientras estuvieron gobernando.

La consellera Marta Díaz, finalmente, votó en contra de la propuesta recordando que Ibiza es «una isla que depende del turismo» y que no se puede permitir este tipo de mensajes.