Vidal en Barcelona con algunos de los Emmys que ha conseguido en estos años.

6

Carmen Vidal Balanzat (Ibiza, 1981) sigue con su imparable carrera desde que decidió mudarse a Nueva York hace ya 17 años. No en vano, esta guionista, directora y productora de televisión no para de ganar premios NY Emmys por su trabajo en el programa Nueva York de la cadena de televisión Cuny-TV, perteneciente a la universidad pública de esta ciudad.

Con los dos que logró el sábado en la categoría de Mejor Programa Magacine y el de Mejor Segmento de Deportes ya acumula 10, además del Student Academy Award, considerado como el Oscar para estudiantes de cine, que ganó en 2006.

Unos éxitos que a Vidal no se le suben a la cabeza. De hecho, a pocas horas de volver a Nueva York desde España sigue bromeando a Periódico de Ibiza y Formentera con cada pregunta y con cada respuesta aunque no pare de hablar de temas serios. Incluyendo, el lugar donde colocará tanto premio.

Mejor segmento de Deportes.

«Estoy muy contenta por estos dos nuevos NY Emmys Awards, sobre todo porque son el reconocimiento al trabajo y la trayectoria de una cadena de televisión y de un programa muy especial, pero menos mal que ahora me mudo a una casa un poco más grande porque al paso que vamos esto se nos va un poco de las manos».

Este año, uno de los premios ha sido gracias al trabajo que realizó sobre el gimnasio Mendez Boxing de Nueva York, donde entrevistó a su impulsor Francisco Méndez, un mexicano que llegó a Estados Unidos desde el pequeño pueblo mexicano de Huehuepiaxtla hace dos décadas y que murió en 2020 por coronavirus. Un premio que, según sus palabras, es «sorprendente» porque se considera «una persona muy poco deportista» pero que le hace «especial ilusión porque con ello se ha puesto en valor una pieza que se trabajó mucho en producción, rodaje, guión e imágenes».
‘6am’ le cambió la vida

El caso de esta joven ibicenca es el de una mujer que ha luchado, buscado y conseguido trabajar en lo que realmente le gusta. De joven tenía claro que se quería dedicar al cine y por ello no dudó en salir de la isla para estudiar en Barcelona la carrera de Comunicación Audiovisual en la Universitat Pompeu Fabra. Después, se marchó a la ciudad checa de Praga para matricularse en cine en la Escuela de Cine y Televisión de la Academia de Artes Escénicas (FAMU), considerada una de las más antiguas y prestigiosas del mundo, y finalmente aterrizó en Nueva York para cursar un Máster en Producción Audiovisual en el City College.

Sin embargo, en junio de 2006 su documental 6 am le cambió la vida. «Antes ya había rodado en 2002 Rostres y en 2004 Nines, dos cortometrajes con los que fui finalista en el Art Jove y había participado en festivales internacionales, pero ganar un premio tan prestigioso como el Student Academy Award me abrió muchas puertas, entre ellas la de poder trabajar en esta televisión pública de Nueva York en la que cada día que pasa descubro que este mundo me apasiona más».

Y es que Vidal asegura que no tiene tiempo para aburrirse. Se considera una trabajadora multidisciplinar, como demuestra que ha trabajado en distintos campos de la industria, desde la dirección al montaje, pasando por la fotografía, los guiones, los vídeos musicales, los cortometrajes, la publicidad e, incluso, la voz en off para un podcast, y en todas ha encontrado algo que le ha apasionado.

«Una de las cosas que más tengo que agradecer a Cuny-TV es la libertad que me dan para compaginar mi trabajo con proyectos personales, lo que me han permitido viajar a Colombia, México, Los Ángeles o Cuba y que después se han proyectado en festivales internacionales, distintos museos, cadenas de televisión y hasta en la ONU, y al mismo tiempo poder escoger los temas que quiero plasmar en las piezas que hago para el programa, haciendo yo prácticamente todo, desde el guión a las entrevistas pasando por el trabajo de producción, rodaje con la cámara y hasta el montaje y la edición final».

En el programa Nueva York han tratado temas que van desde la política al medio ambiente, aunque siempre intentan dar una especial relevancia a la amplia comunidad latina de la ciudad de Nueva York. Algo que les ha valido un total de 23 premios Emmy en todos estos años. «Nuestra cadena vendría a ser como La2 o el Canal 33 de España y en este tiempo he descubierto que la televisión tiene la tarea de informar, difundir y entretener y en nuestro caso todo eso es muy importante para combatir contra los muchos prejuicios que hay en contra de los latinos tanto en Nueva York como en Estados Unidos intentando hacer todo lo posible por destacar lo que nos une y no lo que nos diferencia».

De hecho, cualquiera que eche un vistazo a su programa descubrirá que en sus reportajes se habla de una comunidad muy plural, con entrevistas y reportajes muy diversos que van desde personalidades como el escritor Mario Vargas Llosa o el cantante de ópera menorquín Juan Pons, hasta mujeres transgénero en Queens que son trabajadoras sexuales, inmigrantes, poblaciones indígenas o dueños de restaurantes latinos en el Bronx donde hacen entre 3.000 y 5.000 comidas a la semana para la gente que tiene necesidades tras la pandemia.

Pros y contras de Nueva York

Vidal reitera el tópico de la multiculturalidad de Nueva York. «Yo ahora mismo resido en Astoria, en el barrio de Queens, y aquí aunque suene de película, se hablan 200 idiomas y hay un centro vasco y dos gallegos, pero antes estuve en Brooklyn y Manhattan y gracias a ello descubrí que si por algo es increíble esta ciudad es porque en el metro puedes ver un judío ultra ortodoxo con un latino, un paquistaní o un vietnamita, y todo eso, aunque siempre haya algo de racismo, se lleva con total normalidad ayudando a que seamos mejores personas».

Sin embargo, «tampoco es una ciudad fácil». Ella misma confiesa que su primer año allí «fue un poco duro porque adaptarse va mucho más allá de conocer y hablar un nuevo idioma». «Nueva York ofrece muchas cosas buenas pero también supone un importante choque cultural para todos aquellos que venimos de fuera y, sobre todo, porque es una urbe muy cara donde casi todo el mundo está de paso, buscando que sea un empujón para un futuro mejor con planes y proyectos nuevos, y eso hace que no sea sencillo encontrar amigos que se prolonguen en el tiempo».

De hecho, ella misma no descarta volver a España y a Ibiza en un futuro no muy lejano. «Llevo muchos años en Estados Unidos, he conseguido ser ciudadana y votar por primera vez allí, y aunque de momento me encanta lo que hago, lo que me aporta y el privilegio de poder trabajar sin una base fija, no voy a negar que me tira mucho poder volver a España, donde tengo mi familia y donde veo desde fuera lo bien que se trabaja en muchos ámbitos y el potencial enorme que hay actualmente», concluye Carmen Vidal, la coleccionista de NY Emmys Awards, momentos antes de embarcarse de vuelta a Estados Unidos.

Éxito con grandes trabajos de ámbito social
Carmen Vidal asegura con una gran sonrisa que una de las entrevistas que más le ha marcado es la que hizo en Cuba al director Fernando Pérez, autor de Habana Blues, por todo lo que ha influido su trabajo en su carrera y en su forma de entender su profesión. Sin embargo, buena parte de su trabajo siempre ha estado vinculado al ámbito social con documentales y reportajes que han conseguido un amplio reconocimiento a nivel internacional. El último ha sido Exilios, un largometraje documental rodado en 2020 junto a Yolanda Guasch sobre la historia de tres exiliados de la Guerra Civil española que reconstruyeron su vida en México y que, según sus palabras, «habla de memoria histórica, migración, desplazamientos y que es lo que pasa cuando el país de llegada te recibe bien o no».

Otros trabajos han sido Tanzanie: un mariage entre femmes qui défie la tradition, grabado en 2019 con la periodista Marta Martínez para Le Monde y en el que cuenta la dificultad de acceso a la tierra por parte de las mujeres en Tanzania, los que ha rodado sobre niños latinos que se atreven a cruzar la frontera «poniendo en juego sus vidas» o el que realizó sobre las mujeres tras la victoria de Donald Trump en las elecciones y que fue galardonado con un NY Emmys Awards en la categoría de Mejor Segmento Político. «Aquella victoria fue una gran sorpresa para todos los amigos y compañeros que tengo en Nueva York, un golpe que nadie acababa de entender y por eso quise grabar la Women’s March para plasmar lo que podía pasar con las mujeres de distintas nacionalidades y etnias con la llegada al poder de este presidente».