Un operario trabaja en una obra en Ibiza. | Daniel Espinosa

4

Los ayuntamiento de Baleares podrán permitir que se lleven a cabo obras en el periodo estival, «en función de las circunstancias concurrentes y de forma motivada» sin necesidad de modificar la normativa municipal.

El Govern introdujo este cambio normativo dentro de la Ley 3/2021 para impulsar y agilizar la tramitación de ayudas y otras actuaciones en materia de vivienda. En la disposición final tercera se modifica el artículo 8 de la Ley 2/2020 por el que se eximía en 2020 y hasta el 15 de junio de 2021 al sector de la construcción de las limitaciones temporales estivales a todo tipo de obras de edificación, modificación, reparación y derribo.

El cambio de este artículo permite prorrogar en adelante el levantamiento de esta limitación «de forma motivada», pero sin fijar unos motivos concretos que deban justificar la decisión.

Desde el sector, la presidenta de la Asociación de Constructores de Ibiza y Formentera, Consuelo Antúnez, considera que no es probable que los ayuntamientos de la isla se acojan a esta posibilidad, aunque expresó su deseo de que las administraciones trabajaran por hacer compatibles los trabajos de la construcción con la actividad turística, al menos al inicio y final del verano.

«Echarse atrás»

Recordó que este año los ayuntamientos volvieron a limitar la actividad constructiva al principio de verano, a pesar de que la Ley permitía que se hicieran obras hasta el 15 de junio. «Los ayuntamiento fueron publicando en prensa que iban a autorizar que se hicieran obras pero cuando vieron que la temporada funcionaba bien empezaron a echarse atrás».

Para Antúnez las ordenanzas existentes en Baleares son demasiado estrictas y quiso dejar claro que desde el sector son conscientes del problema de imagen que produce este sector en verano. «Nosotros queremos que a los hoteleros les vaya bien y que Ibiza dé una buena imagen al turista, porque aquí vivimos todos del turismo», aseguró.

Sin embargo recordó que conforme a la ley se pueden limitar horarios o ruido pero no se puede limitar de forma absoluta una actividad que se lleva a cabo legalmente.

«Hay que pensar que Baleares es de las pocas, sino la única comunidad autónoma que prohibe totalmente las obras en verano. En Canarias o Andalucía no se hace y ellos también viven del turismo. Nosotros entendemos que los turistas vienen a descansar pero nosotros tenemos que poder trabajar», valoró.

Recordó la situación que se produjo en Vila este año, cuando el Ayuntamiento medió entre la patronal hotelera y el sector de la construcción para alcanzar un punto de consenso en el que todos pudieran trabajar.

«No deberíamos depender de que el Govern permitiera esto, las ordenanzas deberían ser razonables. Podemos convivir todos. Nosotros tampoco queremos hacer una excavación o una demolición en agosto. Las empresas de aquí ya pensamos que en julio y agosto vas a tener limitaciones, también es verdad que es una época que hace mucho calor y en nuestro sector es una buena época para dar vacaciones».