De izquierda a derecha los tres miembros de Pica-Pica, Emi Bombón, Nacho Bombín y Belén Pelo de Oro, en una imagen promocional.

0

Este domingo 9 de enero el popular grupo de música infantil Pica-Pica presentará en el Recinto Ferial de Ibiza el espectáculo con el que están celebrando por toda España sus primeros diez años de vida. Serán dos conciertos, a las 12.00 y las 17.00 horas, y las entradas ya se pueden comprar al precio de 12 euros para adultos y 8 para niños en www.conselleivissa.escenaonline.es. Dos oportunidades magníficas para ver en directo a este trío compuesto por Nacho Bombín, Emi Bombón y Belén Pelo de Oro que acumula premios, reconocimientos y más de 9,3 millones de suscriptores y más de 6.000 millones de visualizaciones en Internet gracias a sus canciones, vídeos y espectáculos.

* Este domingo en Ibiza presentarán con dos conciertos el espectáculo con el que celebran que cumplen diez años de vida. ¿Se imaginaban llegar hasta aquí cuando empezaron?
—Ni en broma. Ten en cuenta que todo empezó con un pequeño proyecto, humilde y sencillo, de tres amigos para apenas un mes en Madrid. Jamás pudimos pensar en que Pica-Pica se iba a convertir en lo que es actualmente. Por eso damos una y otra vez las gracias a todos los que lo han hecho posible que podamos estar hoy aquí.

* Cuenta que comenzaron de forma sencilla y humilde. ¿Cómo fueron aquellos inicios?
—Repletos de ilusión. Nosotros nos conocíamos de otros proyectos infantiles porque los tres habíamos trabajado previamente en este campo, pero nunca habíamos pensado en hacer un grupo hasta que un día tomando café decidí proponérselo a Nacho y a Emi. Era el mes de abril del 2011, les pareció genial, y decidimos liarnos la manta la cabeza. Y hasta hoy (Risas).

* Ahora llenan teatros y recintos pero ¿dónde dio el grupo Pica-Pica sus primeros pasos?
—Eso es algo que nunca se olvida. Fue con el espectáculo El patio de mi casa que representábamos en el pequeño Teatro Galileo de Madrid. Empezamos a tener éxito, cada día se llenaba más que el anterior, y entonces al cabo de un mes actuando la compañía decidió que teníamos que cambiar de lugar y nos propuso marcharnos a otro teatro mucho más grande que estaba situado en la Gran Vía de Madrid.

* Del teatro y los escenarios a los vídeos y a los dvds repletos de canciones que se han convertido en himnos para varias generaciones de niños de medio mundo...
—Es verdad. Eso es algo de lo que siempre nos sentiremos orgullosos porque fue otro proyecto que surgió cuando la gente que venía a vernos al teatro nos pedía tener las canciones para escucharlas en casa o con sus hijos. Las primeras maquetas las hicimos con los primeros ahorros que tuvimos hasta que la compañía Emi Music decidió apostar por nosotros porque desde el primer momento le encantó lo que le propusimos.

* Seguro que les han hecho muchas veces esta pregunta pero ¿cuál es el secreto del gran éxito de Pica-Pica?
—Pues es verdad. Es algo que nos preguntan mucho pero si te digo la verdad nunca sabemos bien como responder. (Risas). Creo que fundamentalmente es ponerle mucha pasión a todo lo que hacemos. Nos encanta nuestro trabajo y eso creo que se nota cuando grabamos un vídeo o interpretamos una canción sobre el escenario. También hay muchas horas de trabajo detrás para que todo salga perfecto por parte de un equipo magnífico de profesionales que nos ayudan muchísimo.

* En este sentido, viéndoles en sus vídeos o actuaciones si que parece que lo suyo no puede ser más vocacional...
—Por supuesto. Si no nos gustaran los niños no podríamos hacer nada. Se notaría. Además, nos mueve la intención de intentar que no solo se diviertan con nuestras canciones o historias sino que también aprendan y se puedan llevar mensajes positivos que les hagan ser mejores en un futuro. Si no hubiera pasión detrás de cada cosa que hacemos no ya no existiría Pica-Pica.

* Han creado canciones que se saben de memoria millones de niños. ¿Cuál es el proceso que siguen para elegir su repertorio?
—Desde que empezamos con el grupo siempre nos ha gustado mucho pensar por proyectos. Es decir, imaginar que los tres miembros del grupo Pica-Pica viven una aventura diferente cada vez. Por ejemplo en una feria, en un pueblo, en un colegio, de vacaciones en un crucero o aprendiendo inglés. Ese es el punto de partida y a partir de ahí muchas veces recurrimos al cancionero popular que es tremendamente rico y abundante o componemos nosotros los temas según lo que queremos contar en cada momento.

* ¿Nunca han sentido el vértigo de quedarse sin ideas o en blanco a la hora de empezar una nueva historia?
—De momento que no y que por favor dure. (Risas). Tenemos la inmensa fortuna de que las ideas nunca nos faltan porque si no se le ocurre a uno se le ocurre a otro. Esto es lo bueno de que nos llevemos tan bien y estemos tan bien compenetrados.

* Hay quien dice que son el antídoto perfecto para que los niños no vivan enganchados a las pantallas...
—Puede ser pero tampoco podemos olvidar que vivimos en un mundo tecnológico y vivir de espaldas a ello. De hecho a nosotros nos siguen muchísimos niños a través de Youtube o Internet y a través de tablets o los móviles. Sin embargo, también es bonito como, gracias a nuestras canciones o nuestros espectáculos, hemos notado que muchas familias se han unido más, gracias a que se las aprenden o bailan junto a sus hijos. Y eso también es maravilloso.

* Sus canciones y espectáculos están plagados de mensajes que buscan hacer mejores a los que los escuchan. ¿No es mucha responsabilidad ser escuchados por tanta gente, sobre todo, niños?
—Muchísima. Ten en cuenta que desde que empezamos siempre hemos trabajado con elementos tan delicados como son la música y los niños y niñas. Hay que elaborarlo todo muy bien para que el mensaje llegue y, sobre todo, en los tiempos que vivimos, donde todo se mira con lupa, que nadie se pueda sentir ofendido con nosotros.

* ¿Cómo se puede seguir despertando una sonrisa en estos tiempos donde los contagios y los muertos por coronavirus lo centran casi todo?
—No es fácil pero siempre hay que seguir luchando por conseguir que un niño, un adulto o un mayor sonría. Por verle feliz aunque sea un solo instante. Y eso es, posiblemente, lo más bonito de nuestro trabajo. La recompensa perfecta después de tantas horas de esfuerzo porque no hay nada más bonito en este trabajo que la sonrisa de un niño.

* ¿Un mensaje positivo cambia vidas?
—Por supuesto. Sin ninguna duda. Por eso nosotros en cada espectáculo, vídeo o canción lanzamos mensajes para animar a todo el mundo a que mire al frente y siga delante a pesar de que en ocasiones se encuentra con demasiadas adversidades. Siempre hay algo por lo que luchar y por lo que mirar al futuro con optimismo.

* Han llegado hasta aquí después de una década. ¿Tiene techo Pica-Pica?
—Pues no lo se la verdad. Eso nos lo tendrán que ir diciendo los que nos siguen y nos ayudan a ser mejores día a día. Nosotros tenemos muchísimas ganas de seguir actuando, creciendo y haciendo felices a todo el mundo. Además, no será por ganas e ideas porque tenemos muchísimas de ambas. (Risas)