Fachada del hospital de Can Misses, uno de los más denunciados por los pacientes en Baleares. | Archivo

6

El hospital Can Misses se encuentra entre los cuatro hospitales públicos con más denuncias de Baleares. Así se desprende de la memoria anual del Defensor del Paciente, que recibió en 2021 un total de 201 denuncias por negligencias médicas en el archipiélago, un 13% más respecto al año anterior, teniendo en cuenta que la actividad quirúrgica de 2020 actuó a medio gas.

Por islas, 147 denuncias corresponden a Mallorca, 48 a Ibiza, cinco a Menorca y una a Formentera. De las 201 reclamaciones, cuatro tuvieron que ver con el fallecimiento de los pacientes.

Los centros públicos más denunciados, además de Can Misses, son el Hospital Universitario Son Espases, Son Llàtzer, y Manacor, estos tres últimos en Mallorca.

Los temas más denunciados por los enfermos son las listas de espera, cirugía general, traumatología, urgencias, ginecología y obstetricia.

En su informe, el Defensor del Paciente subraya que el número de denuncias de 2021 son de las más bajas de la última década, 253 caos en los últimos díez años.

En el conjunto estatal, Baleares se sitúa en la zona media baja de denuncias con 201 casos, de la que cuatro corresponden a la muerte de pacientes. En España se interpusieron 13.156 denuncias en 2021, un 25% más, de las que 628 tuvieron resultado de muerte.

Los asuntos denunciados en Baleares han aumentado en total en 26, lo que supone una subida del 13%.

Sin tener en cuenta los datos del año pasado, en el que la actividad quirúrgica funcionó a medio gas como consecuencia de la Covid-19, la comunidad balear registró en 2021 la cifra más baja de denuncias de la última década, que fue de 253 casos. Es decir, en la actualidad se han producido unos 50 casos por debajo de lo que es habitual.

Los peores augurios de la pandemia han agravado las listas de espera en Baleares. El retraso medio para cirugía se ha elevado hasta alcanzar los 125 días, por encima de la media nacional. Por consiguiente, en las islas hay 12.856 pacientes que esperan 125 días.

Cirugía general y digestivo, traumatología, oftalmología, otorrinolaringología y urología son los procesos quirúrgicos donde los valores repuntan debido a que han tenido las agendas cerradas durante diferentes fases del año como consecuencia de la pandemia.

Ante esta tesitura, como medida de solución, el Ib-Salut ha puesto en funcionamiento el Plan de Reducción de Demora de Asistencia, que ha conllevado el incremento de la actividad extraordinaria o la creación de la Unidad de Acción Coordinada, así como la renovación de un millar de contratos de enfermería, celadores y profesionales de otras categorías.

El Defensor del Paciente explica que para la puesta en marcha del nuevo plan se ha incremento un 50% del presupuesto público.

La falta de especialistas es otro de los «descosidos» del sistema público sanitario balear. En concreto, «la escasez de anestesistas es lo más que preocupante, de ahí que los ciudadanos de Ibiza y Formentera sean los que soporten los mayores tiempos de espera», se destaca en este informe.

En ese sentido, el hospital de Can Misses es el que sufre las peores consecuencias con casi seis meses de demora para una operación. El «colapso crónico» de las Urgencias de Son Espases, por la falta de profesionales y el cierre de plantas, es otro de los apartados por resolver.