Aida Miró a la derecha con sudadera y gorro rosa junto a algunos de los alumnos que participaron en el mural de este viernes. | Daniel Espinosa

0

La destacada artista urbana ibicenca Aida Miró volvió durante unas horas a sus orígenes en la Escola d’Arts d’Eivissa. Lo hizo pintando junto a una serie de alumnos de segundo curso de Bachillerato Artístico un mural de pizarra que está situado a la derecha en el hall de entrada.

La iniciativa surgió de otra de las artistas más conocidas de la isla, la pintora Julia Fragua, quien también es profesora de Dibujo Artístico en este módulo de Bachillerato Artístico. Lleva por nombre Pizarras pitiusas, comenzó en 2014 y en todo este tiempo ha tenido ya un gran éxito. «Hace unos años vi como se hacía algo parecido en el vestíbulo de las instalaciones de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja y me pareció tan buena idea que no dudé ni un segundo en proponer a la dirección hacer algo parecido en Ibiza con la participación de artistas que trabajen de forma regular en las Pitiusas», aseguró este viernes a Periódico de Ibiza y Formentera la artista abulense afincada desde hace décadas en la isla.

Así, según Fragua, en estos casi ocho años desde que se puso en marcha la idea se han prestado a colaborar creadores muy diversos. «Desde el primer momento ha sido un éxito porque en este tiempo y a pesar de estar dos años parado por el coronavirus han sido muchos los artistas que han venido a echar una mano con nuestros alumnos, destacando, por ejemplo, Jesús Albarrán, Rom-Ero o Bruno Preciado, un joven pintor con un gran futuro por delante y que también fue uno de los estudiantes más brillantes de la escuela».

Una de las características de Pizarras pitiusas es su carácter efímero. Según Fragua está pensado para que la pintura se pueda ver apenas unos meses ya que después se borra todo para que lo rellene otro artista con su imaginación. «Cuando llega el momento se me parte el corazón porque hemos tenido expuestas verdaderas maravillas pero también es parte del encanto y del éxito que está teniendo nuestra pizarra entre los estudiantes, profesores y comunidad educativa de l’Escola d’Arts d’Eivissa».

[Creación de un mural de Aida Miró en l'Escola d'Arts d'Eivissa, en imágenes (Fotos: Daniel Espinosa).]

Aido Miró no será una excepción pero hasta que llegue el momento de borrarlo se podrá disfrutar con un original mural muy cercano al arte urbano en el que la ibicenca se mueve como pez en el agua.

‘Belladonna of Sadness’
Además, la ibicenca tiró de imaginación y originalidad para su creación consiguiendo un resultado impactante. «Durante las horas previas estuve dándole muchas vueltas a qué hacer, buscando algo que fuera original y atractivo para estos jóvenes, y finalmente encontré la inspiración mientras veía la película de animación Belladonna of Sadness, creada en el año 1973 por el japonés Eiichi Yamamoto y considerada como una de las grandes obras maestras de la historia del cine de animación, y viendo las caras y el interés con que han pintado los alumnos parece que sí que he acertado».

De hecho, ella pintó un dibujo de base en el que se podía ver una original esfinge muy parecida a la del cartel de esta película, inspirada lejanamente en la figura de Juana de Arco y a partir de ella, los estudiantes fueron los encargados de añadir detalles con tizas y pinturas pastel. Algunas, como por ejemplo, Daniela y Jimena del curso A de 2º de Bachillerato Artístico, se decantaron con mandalas de un colorido y un nivel de detalle sorprendente, demostrando estar a la altura de su maestra durante unas horas.