Imagen de varios almendros en flor en Pla de Corona. | Arguiñe Escandón

0

Por primera vez este año, decenas de ciudadanos venidos de todas partes de la isla acudieron a la tradicional contemplación de la floración de los almendros del campo de Pla de Corona, en Santa Agnès.

[La floración de los almendros de es Pla de Corona, en imágenes (Fotos: Arguiñe Escandón).]

A pesar de que el tiempo no acompañó en demasía, a media mañana ya se podía ver a gente paseando. Así, dos chicas, Pilar Moreno –de la península– y Petra Derra –una alemana que lleva muchos años en Ibiza– habían proseguido con una tradición que llevan cumpliendo 20 años. Según dijeron, pueden venir solas o con más gente, pero siempre acuden, al menos, una vez al año, tras lo cual normalmente aprovechan para comer algo por la zona. Este sábado, apuntaron, hacía «fresquito», pero la belleza del lugar lo compensaba.

Otras tres chicas –andaluzas, aunque dos de ellas llevan más de 40 años en Santa Eulària des Riu– estaban presenciando el espectáculo este sábado por primera vez, aunque, según dijeron, estaban viendo menos flores que las que se imaginaban que habría. Al menos, eso sí, Paqui Martagón, Lorena Núñez y Antonia Bernal pudieron aprovechar para hacer un poco de senderismo.

Otras tres chicas –en este caso, ibicencas– también estaban un poco decepcionadas, porque esperaban ver mayor cantidad de almendros en flor, pero aseguraron que volverían en dos o tres semanas, cuando esperan que ya la mayoría de los árboles luzcan sus flores blancas. «Por lo menos, no llueve y eso nos ha permitido contemplar unas bonitas vistas», dijo con optimismo una de ellas.

También había alguna familia, como la formada por Pep Sala y sus hijas Bruna y Valentina, Como cada año, habían acudido a observar los almendros, «que es un placer en la isla», según dijo el padre.

Además, aunque habitualmente lo hacían andando, en esta ocasión habían venido desde Sant Josep, aparcado en Santa Agnès y cogido sus respectivas bicicletas. En el pueblo esperaban la madre y la abuela para realizar una comida familiar tras el paseo.

Incluso, al principio del recorrido, un autobús fletado por el Espai Jove de Sant Antoni, anduvo un par de tres horas por la zona, desde las 10:15, antes de emprender el regreso a casa. Se trataba de un grupo de una veintena de personas cuyos monitores –los directores del Espai Samuel García y José Navarro– salen de excursión los sábados con los niños para que puedan ver lo más característico de cada municipio. Este sábado, cómo no, tocaba Pla de Corona.

Cabe reseñar que, con el propósito de que los paseantes no invadan propiedades privadas, no cojan flores de los almendros, cumplan con la distancia de seguridad y con el uso de mascarillas y, en general, haya un buen comportamiento por parte de todos, se preparó un dispositivo formado por tres personas de Protección Civil y dos agentes de la Policía Local de Sant Antoni. Según informaron, el comportamiento de los ciudadanos allí congregados durante la mañana fue modélico.