Imagen de archivo del puerto de la Savina, en Formentera. | Redacción Ibiza

2

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) está estudiando la forma de reordenar el puerto de la Savina de Formentera para otorgar un espacio fijo a las barcas de excursiones de Ibiza en la zona de poniente, junto a los atraques de las embarcaciones de gran eslora.

Así lo confirmó el ente portuario, que aseguró que de esta forma cumple con la petición del Consell de Formentera de acercar las excursiones a la Estación Marítima. Una remodelación que ya han confirmado desde la APB que afectará a la concesión del puerto deportivo Marina de Formentera y «que se tendrá en cuenta a la hora de licitar la nueva concesión, ya que la actual finaliza en mayo de este año».

Desde el Consell formenterés, por su parte, indicaron que por el momento no tienen ninguna propuesta oficial de remodelación portuaria y que lo único de lo que tienen conocimiento es de que «la Autoridad Portuaria está trabajando en las peticiones del Consell para reordenar el espacio portuario». «Cuando tengamos una propuesta oficial, la valoraremos», añadieron.

Recordaron a su vez desde la máxima institución que «desde Formentera siempre se ha pedido regular las excursiones de un solo día y que lleguen a la zona de servicio del puerto, cerca de la estación marítima».

La reordenación
Esta reordenación para acomodar a las embarcaciones de excursiones no es del agrado de todo el sector. De hecho, el capitán de puerto de Marina de Formentera, Juan José Costa Guasch, analiza en un escrito la situación actual del puerto de la Savina y critica las soluciones que pretende adoptar la Autoridad Portuaria de Baleares «para un problema que ellos mismos han creado» y que, a su entender, «son contrarias a los intereses de Formentera».

Considera que estas excursiones marítimas, «que ocupan un espacio importantísimo» en el reducido puerto de Formentera, podrían seguir operando en el antiguo muelle comercial «exclusivamente para el embarque y desembarque, de forma que durante todo el día fondeen en la superficie de espejo de agua con fondo de arena». Los citados muelles se podrían destinar «a satisfacer la demanda del resto de embarcaciones chárter» y sin que se opte «por reducir el espacio recreativo que ocupan la dársena de levante y la de poniente, que permanece inalterable en superficie desde hace casi 30 años, y no puede verse reducido de ninguna forma por el interés de unos pocos (party boats) que, además, no han sido invitados a Formentera». Esto supondría, según Costa, e independientemente de quién gestione la dársena, «una pérdida de calidad irreparable en la oferta complementaria de la isla».
«El posible traslado de estas embarcaciones frente a la zona de la estación marítima no haría más que saturar, todavía más, la instalación, el propio servicio de transporte público y la parada de taxi, que ya sufre regularmente largas colas y esperas que producen notables quejas en nuestros visitantes», concluye el escrito.