Un momento de la presentación de la memoria del CES en el Consell de Formentera.

0

La renta bruta disponible per cápita de Formentera es de alrededor de 11.275 euros, la más baja de todas las Islas Baleares, un 30% por debajo del conjunto de las islas, y un 30% inferior a la media española.

Así se desprende de la Memoria del Consell Econòmic i Social (CES) sobre la economía, el trabajo y la sociedad de las Islas Baleares en el año 2020 que se presentó ayer en el Consell de Formentera.
Según destacó la máxima institución en un comunicado, de este estudio se desprende que Baleares fue la comunidad que más ha sufrido el impacto de la crisis de la covid. De hecho, el Valor Agregado Bruto (VAB) retrocedió un 20,7%, el turismo un 81% y el gasto turístico un 83,9%. «En las Pitiusas, la caída ha sido del 24,6%, la más fuerte de todo el archipiélago, debido a la dependencia del turismo internacional», destacó el Consell en el comunicado.

«El peso del sector servicios en el total del VAB en las Pitiusas es el más elevado de las islas, un 71,1%», explica memoria del CES, algo que afecta especialmente a la pitiusa del sur ya que «el 83% de las empresas de alta en la seguridad social en Formentera operan en el sector servicios».
Asimismo, la memoria indica que la caída del turismo en las Pitiusas fue muy similar a la del conjunto del archipiélago, un 80,3%, y si se diferencia por la procedencia del turista en Ibiza y Formentera «el turismo extranjero cayó un 87,8% y el nacional un 50,1%».

Mientras que en el conjunto del archipiélago el año 2020 se cerró con un retroceso del sector de la construcción, en las Pitiuses sucedió todo lo contrario: se incrementó un 0,8% las obras visadas y un 4,8% las viviendas visadas.

En lo referente al mercado de trabajo, las afiliaciones a la seguridad social retrocedieron en Formentera un 15,3%, el doble que en el conjunto del archipiélago. Además, según la memoria del CES, la pitiusa del sur cuenta también con el índice de estacionalidad más alto de las islas, el 123,3%.

Finalmente, en cuanto al origen de su población, Formentera cuenta con un 28,69% de población extranjera mientras que un 64,53% de sus habitantes ha nacido fuera de las Islas Baleares.

La presidenta del Consell, Ana Juan, manifestó que los datos aportados por el informe de este órgano independiente «nos tienen que hacer reflexionar sobre el camino que hemos recorrido y el futuro que queremos para la isla».