Imagen de una terraza en una playa, donde muchos de los empleos son bajo el régimen de fijo discontinuo.

1

Los empresarios de Ibiza y Formentera no deberán pagar el doble por despedir a un trabajador fijo discontinuo. Tras las negociaciones de la reforma laboral, y para sorpresa de distintas patronales, fue incluida en el documento una revisión del artículo relativo a esta figura. En concreto, en uno de los apartados se menciona que «la antigüedad del trabajador se calculará teniendo en cuenta toda la duración de la relación laboral y no el tiempo de los servicios efectivamente prestados».

A pesar de la alarma inicial, el vicepresidente de CAEB en Ibiza y Formentera, José Antonio Roselló, cree que, en este sentido, los empresarios pitiusos pueden estar «relativamente tranquilos».

Contra la revisión del articulado no tardaron en surgir voces en contra. Sin más, el pasado 31 de diciembre una patronal catalana de empresas de hostelería y restauración puso el grito en el cielo por los cambios que, según interpretaron, introducía el nuevo texto en relación al colectivo de los fijos discontinuos. Numerosos empresarios se tomaron las uvas dispuestos a ir a por todas puesto que consideraban que la revisión iba a encarecer sobremanera el despido de muchos trabajadores al obligar a calcular la indemnización por toda la relación laboral y no solamente por el tiempo real en el que habían estado en activo.

Empresarios y patronales de Ibiza y Formentera, después de leer la letra pequeña de la reforma laboral, expresaron también sus temores por un hipotético encarecimiento de los despidos.

A modo de ejemplo, el vicepresidente de CAEB aclara que si un fijo discontinuo trabaja dos temporadas, la base inicial de cálculo serían doce meses. Con la modificación, y ante la falta de claridad, empresarios y patronales interpretaron que la base de cálculo pasaba a ser el doble. Incluso los periodos de inactividad computaban, según las primeras interpretaciones del artículo. Ello hubiera supuesto un aumento exponencial de los costes del despido y, por consiguiente, un grave problema económico para la mayoría de empresas.

Para Roselló, mientras se negociaba la reforma, los esfuerzos de las partes se centraron en discutir los detalles del contrato laboral, pasando por alto lo relativo a los fijos discontinuos.

Viendo la preocupación que la revisión estaba despertando entre empresarios y patronales de las islas, desde la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares encargaron a sus asesores jurídicos un informe con el objetivo de despejar dudas: «Se valida un criterio que antes era jurisprudencial y, por tanto, ahora se hace una distinción clara: una cosa es antigüedad y otra es el tiempo de trabajo realizado a efecto de los despidos».

Malinterpretación
De la misma manera, Roselló aclara que, con la reforma, los artículos que regulan cualquier tipo de despido no han sido modificados, aunque el relativo a los fijos discontinuos sí presenta un «factor de distorsión».

El vicepresidente en las Pitiusas de la CAEB no descarta que la jurisprudencia existente en procesos similares pueda malinterpretarse en algún caso concreto, pero inicialmente «antigüedad es antigüedad en cuanto a promoción interna de un trabajador», mientras que el despido de un fijo discontinuo seguirá calculándose como hasta ahora.

La confusión inicial por el artículo de la reforma fue tal que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, CEOE, intentó detallar que, a efectos indemnizatorios, se iba a considerar el tiempo de trabajo de servicios efectivamente prestados. Según CAEB, el problema es que esta aclaración no se encuentra en el texto del Acuerdo de la Mesa de Diálogo social ni en el Real Decreto Ley. Por lo tanto, «es interpretación de la CEOE», asegura Roselló.

Tras confirmar que, en principio, la reforma laboral no va a encarecer el despido de los fijos discontinuos, el vicepresidente insiste en que «para la economía hubiera sido un desastre. Si se doblara el coste del despido, el problema serían las contrataciones. Introduces un factor de rigidez, cuando debe haber factores de flexibilidad».

Desde CAEB descartan por ahora cambios o aclaraciones en este artículo concreto, a pesar de lo conveniente que sería despejar dudas al respecto.

«Es la masa de trabajadores más importante. En las Pitiusas hay fijos discontinuos en restauración, náutica u hostelería. Reiterar esta interpretación es positivo para la economía porque da seguridad», insiste.

En el informe de la CEOE sobre el Real Decreto Ley de medidas urgentes para la reforma laboral se puntualiza precisamente que la antigüedad de los fijos discontinuos «se calcula atendiendo a toda la duración de la relación laboral en aspectos como la promoción económica y profesional y según el tiempo de servicios efectivamente prestados a efectos indemnizatorios».