Mata de posidonia. | Archivo

4

Las praderas de posidonia de la bahía de Talamanca continúan en un mal estado de conservación, aunque se ha detectado un incremento de la densidad de los matojos de este alga.
Así se desprende de un estudio presentado ayer por el Ayuntamiento de Ibiza y el Gen-Gob y elaborado por la entidad ecologista sobre el estado de las praderas de posidonia, el fondo marino y la fauna en la bahía de Talamanca.

Según informó el Consistorio en un comunicado, el estudio se ha elaborado en cinco estaciones de seguimiento ubicadas en distintas zonas de la bahía, observándose la dinámica poblacional de la pradera, su densidad o la abundancia de macroinvertebrados, entre otros.

El concejal de Medio Ambiente, Jordi Salewski, recordó que la finalidad es llevar a cabo un seguimiento científico y determinar el estado de salud del fondo marino, aplicando medidas correctas para su regeneración.

Las conclusiones han indicado además la presencia de nuevos manojos de posidonia, mientras que la cobertura de las praderas se mantiene estable, excepto en una estación denominada 'Somera'.

Además, según destacó el Ayuntamiento, se ha podido comprobar que el porcentaje de posidonia muerta no disminuye en estaciones de seguimiento de Talamanca, aunque sí aumenta en la zona de 'Somera'.

La comunidad de invertebrados asociados a las praderas no presenta deficiencias significativas, aunque en Illa Grossa la diversidad es menor.
Desde el Gen-Gob destacaron que puede concluirse así que las praderas de la bahía «están en mal estado de conservación con una tendencia negativa o estable». Los principales motivos, según el estudio, son el fondeo de embarcaciones, el vertido de aguas mal depuradas y el vertido de salmorra».

En cuanto a recomendaciones, el informe establece la necesidad de instalar fondeos de bajo impacto en función de criterios de capacidad de carga ambiental y establecer zonas de recuperación ambiental en zonas como Illa Grossa o la conocida como 'Profunda'.

También se ha propuesto cartografiar las estructuras fijas de los fondeos existentes y retirarlas.