El acceso por la avenida Santa Eulària, otro foco de colapso en el acceso a Vila. | Arguiñe Escandón

15

A falta de algunas semanas para que los operarios abran en canal  Isidor Macabich, una arteria estratégica para el tráfico en la ciudad de Ibiza, el caos ya se ha apoderado de Vila. Al menos en lo que a los vehículos se refiere. Taxistas, repartidores, trabajadores de entidades como Correos o particulares se preguntan por qué el Ayuntamiento gobernado por el socialista Rafa Ruiz ha decidido hacer coincidir diferentes proyectos justo en el último tramo de la legislatura y a las puertas de la temporada turística.    «Está todo jodido», se lamentaba ayer Eric Rodrigo, repartidor de una gran empresa, «hay demasiados atascos por las obras y nosotros tenemos unos horarios de entrega que no podemos cumplir. Esto significa que la empresa nos penaliza y que, además, salimos más tarde».

Un agente de la Policía Local de Ibiza ordenaba el tráfico en la salida de Vila por Ignasi Wallis en la mañana de este miércoles.

De un modo similar se pronunciaba el también repartidor Jordi Costa: «El aparcamiento siempre es un problema pero, con las obras, se ha convertido en un desastre. Si no venimos muy pronto, tenemos que estar media mañana dando vueltas». Más contundente se mostraba una repartidora de Correos que declinó dar su nombre y apellidos: «Yo lo que me pregunto es si el alcalde no ha tenido tiempo suficiente para hacer esto en invierno y no justo ahora, que va a comenzar la temporada».

Para el taxista Ángel Escandell, el problema es que el Ayuntamiento «primero empieza las obras» y después «se acuerda de los trabajadores». Escandell recordó que los trabajos de Isidor Macabich han llevado al Consistorio a trasladar la parada de taxis a la avenida de Santa Eulària. Algo que, auguró, provocará aún más problemas «cuando se incorporen los taxistas con licencias estacionales». «¿Dónde nos vamos a meter?», se preguntó, «no están ahora las cosas para estar dando vueltas por la ciudad, con el precio del gasoil por las nubes».

Todo indica que los trabajos de Isidor Macabich agravarán aún más la situación en las próximas semanas. Y eso sin perder de vista que la temporada comenzará en unos días y que esto significa que el número de vehículos en Ibiza se irá incrementando notablemente.