Imagen de archivo de la protesta de Unisep en Palma. El día 30 de abril se manifestarán en Ibiza.

9

Un estudio de Unisep, la Plataforma por la Igualdad de los Servicios Públicos, demuestra cómo el elevado coste de la vivienda en Ibiza frena la fidelización de profesionales en ámbitos como el sanitario ante la imposibilidad de adquirir una casa en la isla. De hecho, en febrero de este año el precio del metro cuadrado en Ibiza se situaba en 5.163 euros, un 0,9% más en comparación con el pasado enero. En relación a noviembre de 2021, el precio ya se había incrementado un 3,7%, un 6,7% si se compara con febrero del pasado ejercicio. Aunque en una ciudad como Palma también se está registrando un encarecimiento progresivo del coste de la vivienda, el pasado febrero el precio del metro cuadrado era allí de 3.211 euros. Por contra, en Canarias el precio del m2 llegaba a los 1.959 euros.

El informe

Según se comprueba en el estudio, en territorios como Ibiza estas cifras han evolucionado hasta valores «desorbitados» con precios por m2 muy superiores a las comunidades españolas más caras. Esta situación imposibilita el acceso a la vivienda a profesionales con salarios públicos y genera un serio problema para la prestación de servicios de calidad.

Así se desprende del informe de Unisep titulado ‘El coste de la insularidad para los profesionales en Baleares. Comparación con otras comunidades’. Con él, los miembros de esta plataforma compuesta por distintos sindicatos aportan información acerca de los costes adicionales que supone residir en Baleares para profesionales como los sanitarios. De hecho, aseguran que la insularidad provoca dificultades para captar y fidelizar a los mejores trabajadores, «reto más vigente que nunca en nuestro sistema sanitario».

Sin duda, el factor diferencial que influye de manera importante en el coste de la vida para un profesional en Baleares es la vivienda, un dispendio que se ha disparado en los últimos años. En el informe, se asegura que el incremento global de este coste ha sido «dramático» en los últimos meses y continúa «en una subida en vertical», añadiéndose a ello el encarecimiento de los suministros.

Tampoco mejoran los datos en relación a las viviendas de alquiler. Unisep concluye en su estudio que el alquiler de vivienda es especialmente relevante para atraer y fidelizar a profesionales que inician su carrera o que prestan servicios para contratos de sustituciones o vacaciones. Sin embargo, precisamente Baleares es de las comunidades con los alquileres más caros de España, sólo por detrás de Madrid y Ceuta.

En relación a otras cuestiones, la investigación señala que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, una familia en Baleares podía gastar en 2020 unos 1.405,7 euros más en vivienda al año que la media nacional. Además, invertía 219,47 euros más en alimentación debido a los mayores costes en transporte. Si se comparan estos datos con los de Canarias, el coste en vivienda de una familia media en Baleares en 2020 se encarecía en 3.649,08 euros. El coste adicional en alimentación era superior en 540,72 euros y el de transporte, en 363,12 euros.

Desde el Sindicato Médico de Baleares, el portavoz en las Pitiusas Carlos Rodríguez Ribas recordó ayer que desde hace años defienden que los trabajadores en las islas menores de los archipiélagos tengan «un premio» como pueda ser un plus por residencia. «La mejor manera de demostrar lo que sucede es con números y este estudio justifica la necesidad de ofertar estos complementos a quienes quieran venir a trabajar a las islas, para que sea un premio y no un castigo», defendió Rodríguez.

Entre otros aspectos, Simebal incidió en el problema habitacional que se registra en las Pitiusas, donde la vivienda es «muchísimo más cara» que en las otras islas. «No es que queramos ganar más que un médico o un guardia civil en Córdoba. Lo hacemos para demostrar que los canarios, por ejemplo, consiguieron una serie de ventajas, que son justas. En Baleares, entre unos y otros, no conseguimos que nos paguen lo que nos parece justo», señaló Rodríguez.

Las conclusiones

El estudio de la plataforma Unisep concluye, entre otras cuestiones, que Baleares es la cuarta comunidad más cara de España en paridad de poder adquisitivo. Así, un salario de 1.028 euros al mes en las islas tiene un poder adquisitivo similar al de un salario de 966 euros en Canarias.

Además, el archipiélago está a la cabeza de España en los costes del alquiler, siendo la comunidad donde éstos han registrado un mayor crecimiento en los últimos años. Sobre la venta de los combustibles, el precio en Baleares es, con diferencia, el mayor de España. En otras zonas como Canarias o Ceuta estos precios están subvencionados fiscalmente.

Transporte

En cuanto al transporte de mercancías, el informe indica que la subvención es la mitad de la existente en Canarias, lo que redunda en un encarecimiento de los productos que se consumen en las Baleares con el consiguiente impacto sobre la renta de los profesionales.

Por otra parte, Baleares registró en 2019 salarios por debajo de la media nacional, muy lejos de Madrid, Cataluña y País Vasco. En el estudio se pone de manifiesto que en un colectivo como el de enfermería, el nivel retributivo de estas profesionales está muy por debajo del registrado en Madrid, aunque es parecido a otras comunidades con niveles de precios mucho menores. En este caso, los salarios medios de Canarias son similares a los de Baleares.