Confusión en Sant Jordi. Los cambios en la calle Vicent Serra, en pleno centro de Sant Jordi, provocaron ayer, por segundo día consecutivo, episodios de confusión al pasar por alto la nueva señalización. No fueron pocos los vehículos que circularon en dirección prohibida provocando momentos de cierto peligro. | Toni Planells

6

El Grupo Municipal Popular de Sant Josep calificaba como «vergonzoso y bochornoso» el caos vivido en el centro de Sant Jordi por unas obras «mal anunciadas, sin previsión alguna y que carecen del todo de consenso, pues los vecinos han manifestado no estar de acuerdo», expresaba el concejal Vicente Roig. Roig criticaba que los vecinos «de repente vieron como pasaba a ser de una sola dirección», sin que muchos usuarios se percataran hasta haber iniciado ya la incursión en la calle, «lo que generó momentos de mucho agobio y peligrosidad en los conductores que, sin quererlo, se vieron atrapados en una ratonera».

En este sentido, el Ayuntamiento recordaba que se informó a la ciudadanía mediante cartelería informativa a primeros de esta semana.

«El caos fue tal que incluso la responsable del Colegio Mare de Déu de les Neus tuvo que salir a dirigir el tráfico por el peligro que suponía para sus alumnos y familias el esperpento que se estaba viviendo en esa calle», lamentaba ayer Roig, que exigía «que se depuren responsabilidades» y que «vuelva el sentido común» recuperando el doble sentido del tráfico en una calle que es «una auténtica arteria para el centro urbano de Sant Jordi». «No es de recibo que los vecinos de la zona, como así nos han manifestado, hayan pasado esta noche con miedo a que pueda haber un accidente grave por este cambio de circulación repentino», apostilló Roig.

El PP lamentaba que «la primera obra que ejecuta Guerrero en Sant Jordi durante su mandato» sea «por imposición», ignorando las más de 200 firmas que los vecinos de la zona afectada hicieron llegar al alcalde mediante registro de entrada y que debería «haber hecho reconsiderar al PSOE y a Podemos su postura».