Imagen de la zona donde está prevista la construcción de esta mansión. | Arguiñe Escandón

0

El poco espacio que aún quedaba por urbanizar en la costa de Talamanca, en la ciudad de Ibiza, será en breve un recuerdo gracias a la decisión de la Demarcación de Costas de Baleares de dar luz verde a un nuevo deslinde que permitirá la construcción de una mansión al borde del mar promovida por Talamanca Mar SL. La parcela en cuestión, ubicada en la calle Barbaria número 3, se encuentra entre los vértices 353 y 357 del deslinde actualmente en vigor en la zona. Se trata de una pequeña península ubicada en este lujoso barrio de la ciudad y rodeada de viviendas unifamiliares.

La decisión de la Demarcación de Costas ha sido posible gracias a un informe del Ayuntamiento de Ibiza, gobernado por el socialista Rafa Ruiz, en el que se da el visto bueno a esta nueva delimitación con el argumento de que «la modificación propuesta no tiene incidencia en la clasificación y calificación de los terrenos afectados», según figura en el expediente al que ha tenido acceso Periódico de Ibiza y Formentera.

Más sorprendente que el visto bueno en sí es la rapidez con la que Vila emitió este informe. Solicitado por Costas el 27 de julio de 2020, en plena pandemia de COVID-19 y con la Administración prácticamente paralizada, el Ayuntamiento tardó menos de un mes en tomar la decisión, que fue remitida a la demarcación el 21 de agosto del mismo año.

Deslinde de 1964
Talamanca Mar SL, una promotora ubicada en Barcelona, solicitó la modificación del deslinde en 2019, pidiendo que se trazara uno nuevo o que se volviera al delimitado en 1964. Costas tramitó la petición ante la Dirección General de la Costa y el Mar, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, dirigido por la socialista Teresa Ribera. Lo hizo proponiendo que el deslinde volviera a ser el fijado a mediados de los años 60.

En mayo de 2020, la Dirección General de la Costa y el Mar da luz verde a la tramitación del expediente y Costas publica anuncios sobre el mismo en Diario de Ibiza y Diario de Mallorca y en los tablones de edictos de Vila y de la propia demarcación, sin recibir ninguna alegación.

Posteriormente, el 27 de julio de 2020, solicita informes a la Conselleria autonómica de Medio Ambiente y Territorio y al Ayuntamiento. El departamento dirigido por Miquel Mir (Més) no contesta a la petición y Costas da por hecho que la respuesta es favorable, en base al Reglamento General de Costas. Un silencio que llama la atención considerando que Mir es un gran defensor de la conservación de la costa balear.

En el expediente se considera esta modificación del deslinde, aprobado en 2000, como «una rectificación» del límite existente y no como un nuevo deslindamiento. Sin embargo, este cambio solo beneficiará al proyecto de Talamanca Mar SL y no al resto de construcciones ubicadas en la misma franja y que, según han indicado algunos de sus propietarios a este medio, nunca han podido conseguir algo similar.

Justificación de Costas
Costas justifica su visto bueno al nuevo deslindamiento en el «estudio de alcance del oleaje» presentado por la propia promotora. Y es que, en estos casos, es necesario tener en cuenta para fijar los límites «el alcance del oleaje en los mayores temporales». Y, además, que esta situación se haya dado «al menos en cinco ocasiones en un periodo de cinco años». El estudio de la promotora indica que «la inundación por el nordeste de la parcela con frecuencia cinco veces en cinco años alcanzaría la cota aproximada de 1,7 metros sobre el nivel medio del mar en Mallorca», que es la utilizada por la Administración «para la delimitación de la ribera de mar en el ámbito de Botafoc».