5

Una acumulación «anormalmente elevada» de posidonia muerta es lo que están registrando las playas urbanas del municipio de Sant Josep, lo que ha generado quejas entre establecimientos turísticos y usuarios de las playas. Así lo reconoció ayer el Ayuntamiento josepí, desde donde han pedido a la dirección general de Espacios Naturales del Govern una autorización extraordinaria y puntual para poder retirar del agua y la arena estos restos de posidonia muerta. Cabe destacar que el decreto de protección de posidonia del Govern prohíbe su recogida si la planta está húmeda ya que puede causar un «perjuicio a la integridad de la playa, interfiriendo en su regeneración natural», según precisaron desde el Consistorio.

Las causas

La explicación de esta acumulación de alga muerta en las playas josepines se debe, según precisaron desde el Consistorio, a los sucesivos temporales registrados durante el mes de abril. En este sentido, los días seguidos de precipitaciones y fuertes vientos que se registraron hasta finales del mes pasado retrasaron todo el dispositivo que suele poner en marcha el Ayuntamiento antes del inicio de cada temporada para así retirar toda la posidonia muerta y acumulada durante el invierno y llegar con las playas listas para el verano. Este año, sin embargo, se llega tarde ya que este dispositivo empezó hace dos semanas. Desde el Consistorio recalcaron que retiran posidonia muerta cada día, especialmente donde más se acumula.

En este punto, la concejala de Medio Ambiente, Mónica Fernández, explicó ayer que como por mal tiempo no se ha podido trabajar cuando se quería «y la posidonia sigue llegando a las playas, lo único que podemos hacer es abrir canales para favorecer su integración en el sistema, pero no podemos retirarla sin esta autorización excepcional del Govern que hemos pedido porque, de hacerlo, estaríamos incumpliendo la normativa de protección de posidonia, pese a las molestias que pueda causar la situación». Actualmente están trabajando con dos tractores, uno en Platja d’en Bossa y otro que trabaja en las playas de Cala de Bou. A estos dos tractores se suma el refuerzo de un tercero, que también se ha enviado a Platja d’en Bossa porque es donde más se está acumulando la posidonia muerta.