Imagen de archivo de una playa de Ibiza. | Arguiñe Escandón

4

La calidad del agua en la mitad de zonas de playa de Ibiza donde se toman muestras ha dejado de ser 'excelente', según el Observatorio de Sostenibilidad de Ibiza Preservation.

En un comunicado, la entidad ha considerado que, tras recopilar los datos de 2021 sobre la calidad del agua de baño en la isla de Ibiza, los datos no son halagüeños.

Los resultados muestran que en 2010 la totalidad de los 41 puntos de muestreo en playas de Ibiza fueron clasificados como excelentes, si bien, en 2021 el número de puntos con esta calidad se redujo un 51 por ciento, logrando 20 puntos de muestreo esa calificación. De los restantes, 16 se califican como buenas y cuatro han reducido su calidad a suficiente.

Por municipios, Sant Antoni es el que ha registrado una mayor reducción de la calidad de sus aguas de baño, bajando su calificación en cinco de los puntos de muestreo situados en la zona de la bahía, Es Pouet, Cala Gració y Caló des Moro. Le siguen Santa Eulària, Sant Josep y Sant Joan.

En el caso del municipio de Ibiza, tres puntos situados en la playa de Talamanca y Figueretes han reducido su calidad. En Formentera, todas las aguas muestreadas mantienen una calidad excelente desde 2010 a 2021, sin haberse registrado ninguna variación.

Los datos base para el análisis de la calidad de las aguas de baño se obtienen de los muestreos realizados por el Govern, información sanitaria del Ministerio de Sanidad y datos de los estudios del Ayuntamiento de Sant Josep, ha recordado IbizaPreservation.

Contaminación por aguas fecales

En cuanto a la contaminación puntual por aguas fecales, en 2021 se llevó a cabo un seguimiento estival en 51 puntos de baño que arrojó el dato de 20 eventos de contaminación por bacterias fecales.

Por este motivo, en estas zonas se recomendó no bañarse en una o más ocasiones a lo largo del periodo estival y además, en seis puntos (Es Caló den Serral, Portinatx, Benirràs, s'Arenal Gros, es Canar y Caló des Moro) se llegó a prohibir el baño temporalmente por el grado de contaminación generado.

Por todo ello, desde el Observatorio de Sostenibilidad han destacado su preocupación hacia este paulatino deterioro. «Las aguas de baño se hallan inmersas en el medio natural y están expuestas potencialmente a fuentes de contaminación de origen antropogénico y natural. En este caso parece razonable afirmar que la presión humana, junto con la insuficiencia de infraestructuras, puedan ser las desencadenantes de la creciente pérdida de calidad de las aguas», han señalado desde el Observatorio.

Por ello, han instado a las administraciones a identificar «de forma rigurosa y científica» los motivos del continuo descenso de la calidad de las aguas de baño de la isla de Ibiza y a tomar las necesarias soluciones para revertir este proceso de deterioro.