Uno de los tramos de zanja por el que irá el trazado de tuberías de la EDAR. | Marcelo Sastre

2

El proceso de excavación arqueológica de las zanjas de canalización de la nueva Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Ibiza sigue parado y no está previsto que se inicie hasta el mes de septiembre u octubre.

Desde el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) informaron este viernes que el volumen de trabajo de la excavación arqueológica ha obligado a redactar el Modificado nº2 de la EDAR, que se encuentra todavía en fase de tramitación económica.

Fuentes ministeriales indicaron que las obras de canalización, que llevarán el agua residual desde la futura estación de bombeo (EBAR) a la EDAR, se realizarán simultáneamente con la excavación arqueológica para agilizar el proceso.

«Está previsto realizar la excavación por tramos, según se finalice de excavar cada tramo se irá ejecutando la canalización, de tal forma que mientras se ejecuta la canalización de un tramo se irá realizando la excavación arqueológica del siguiente», detallaron desde Miteco.

La empresa adjudicataria tiene preparados los materiales para instalar la canalización desde el año 2020. Su objetivo era iniciar la instalación en el mes de marzo de 2021. Sin embargo, la aparición de restos arqueológicos de época púnica durante la excavación de las zanjas obligó a parar los trabajos conforme a la legislación vigente en materia de patrimonio.

Autorizadas desde enero

La ejecución de las excavaciones en los cinco kilómetros de las zanjas del trazado de impulsión fueron autorizadas por la Ciotupha del Consell d’Eivissa el pasado 31 de enero tras recibir la memoria de control arqueológico el día 13 de ese mismo mes.

Dado que los restos hallados son principalmente zanjas de cultivo de época fenicio-púnica, ampliamente estudiados en toda la isla, desde la Ciotupha se autorizó la excavación y registro arqueológico del yacimiento afectado por las obras para su posterior destrucción para alcanzar la profundidad requerida. En el mismo documento se autorizaba la continuación de las obras una vez realizados los trabajos de prospección para evitar demoras.

De manera simultánea a la tramitación con el Consell, el Miteco inició la tramitación administrativa de la modificación que requieren los trabajos de prospección arqueológica. Dado su elevado coste ha sido necesario que el Ministerio de Transición Ecológica modifique el proyecto constructivo.

El precio de los trabajos se definirá a través de la tramitación económica que se está realizando ahora, aunque la empresa adjudicataria ya estimó en más de un millón de euros su ejecución.

El apunte
Isaac Vaquer Ferrer

Una partida arqueológica elevada pero insuficiente

Isaac Vaquer Ferrer

El proyecto de ejecución de la EDAR de Ibiza establecía una partida de alrededor de 100.000 euros para los posibles trabajos arqueológicos que se tuvieran que hacer durante el transcurso de las obras. Un presupuesto considerable que, sin embargo, ha resultado insuficiente al aparecer restos arqueológicos en el 90% del trazado de impulsión desde la EBAR a la EDAR. Esto implica más de cuatro kilómetros de los cinco que tiene el trazado que deben documentarse antes de destruir todo aquello que no se pueda trasladar al Museo Arqueológico de Eivissa y Formentera para ser catalogado.

Actualmente, las zanjas están por encima del nivel al que está previsto instalar las tuberías, por los que es necesario completar la excavación antes de colocar y conectar los tramos de tubería. Esta eventualidad sumada a la necesidad de modificar el trazado, han provocado que una obra que debía estar acabada en 2020 no se vaya a concluir, al menos, hasta 2024.