Debate sobre política general de la isla de Ibiza celebrado este jueves en el Consell de Ibiza. | Daniel Espinosa

6

El Consell de Ibiza adjudicó este miércoles el contrato de apoyo a los ayuntamientos para detectar fiestas ilegales mediante un servicio de detectives. «En los próximos días se reunirá la comisión de coordinación para poner a disposición de los ayuntamientos este servicio puntero mediante la ejecución de un plan de inspecciones».

Así lo ha asegurado el presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, en su discurso del debate sobre política general de la isla de Ibiza, que se está llevando a cabo esta mañana de jueves en la sede del Consell d'Eivissa. Un discurso en el que ha hecho hincapié en la necesidad de seguir buscando «acciones para luchar contra la lacra» que supone el intrusismo.

En esta materia ha resaltado la labor de la Oficina contra el Intrusismo, que trabaja para «poner coto a actividades que no aportan nada a la isla, dan mala imagen e incrementan problemas crónicos en la Isla». Apuntó que se ha pasado de 4 expedientes sancionadores por valor de 40.000 euros en la anterior legislatura a 60 expedientes por valor de más de un millón de euros, además de retirar 400 anuncios en plataformas de comercialización e identificado a 70 explotadores turísticos.

También hizo mención a las estrategias contra el transporte ilegal, entre las que está el incremento de la plantilla de inspectores, la infiltración de agentes para detectar conductores sin licencia y la imposición de la multa más elevada a una empresa de VTC deslocalizada.

Hechos y palabras

Marí ha hecho un discurso de en torno a media hora en el que ha ido desgranando las actuaciones de su gobierno estos tres años en el que ha querido acompañar cada una con «un dato que demuestra con hechos lo que explicamos con palabras».

Ha destacado la estabilidad y la unidad del equipo de gobierno, integrado por PP y Ciudadanos, que ha resaltado que ha trabajado estos tres años con hechos no con promesas. «Nuestra verdadera hoja de ruta ha sido Ibiza y los ibicencos», ha lanzado como eslogan Marí.

En cuanto a la efectividad de su gobierno, ha resaltado que el grado de ejecución del presupuesto de este año «ya se acerca al 50% cuando la pasada legislatura no se llegaba al 60%» y recordó el dato de ejecución del 80% en la ejecución del año 2021.

Dentro del repaso de actuaciones, Marí ha recordado hitos como la eliminación de las listas de espera de la ITV o la puesta al día de la tramitación de las cédulas de habitabilidad o las licencias turísticas. También el inicio de la tramitación de una norma que limite la entrada de vehículos, la puesta en marcha de un nuevo plan de marketing turístico o el inicio de la implementación del programa ‘Ibiza Smart Island’ que supondrá la distribución de dispositivos digitales por toda la isla que permitan conocer datos como el aforo en playas y aparcamientos.

También ha hecho mención al incremento de ayudas al sector agrario que ha pasado de 90 a 300 beneficiarios en 3 años y de 1,6 a 3,6 millones de euros en ayudas para fertilizantes y piensos.

Centro de baja exigencia de sa Joveria

El presidente del Consell también anunció que la institución ya ha resuelto el contrato de construcción del Centro de Baja Exigencia provisional de sa Joveria con la UTE Washington Internacinal-Transmetal Transformados Metálicos y trabaja en la adecuación final del centro y la puesta en marcha del servicio. Algo que se alcanza «a pesar de las dificultades» que se ha encontrado y ha «sufrido» la institución.

El Consell rompe así la relación contractual con la UTE constructora después de más de un año de retrasos en la fecha de finalización. La institución ha impuesto en este periodo de retraso 165.000 euros en sanciones a la empresa.

En el departamento de Bienestar Social resaltó que se ha pasado de un presupuesto de 16 millones de euros a 26,5 millones y se han «desbloqueado, tramitado y firmado» dos conciertos sociales que garantizan la atención a las personas con discapacidad o necesidades especiales. Estos son los firmados para garantizar la atención y transporte a los usuarios del centro de día para personas con discapacidad física de Aemif y para asegurar el servicio de 30 plazas de centro de día y transporte adaptado para personas con discapacidad intelectual de Amadiba.

Lealtad y reivindicación

El presidente del Consell ha asegurado, frente a las críticas reiteradas de la oposición a una acción de «oposicón al Govern», que la institución ha sido leal y ha trabajado conjuntamente con la institución autonómica. Ha recordado la colaboración en la elaboración en la ley de consells o la normativa de prestación de servicios del taxi.

«Pero la lealtad no significa dejar de ser reivindicativos con aquello que nos merecemos», ha indicado, al tiempo que ha recordado la deuda del Govern de 21 millones de euros por las 'bestretes' con el Consell o los 23 millones de euros por las infraestructuras en materia de gestión de residuos. «Seguiremos negociando y dialogando, pero esto tiene que ser un camino de dos direcciones y no se entendería que una deuda histórica se tuviera que resolver por la vía judicial» ha indicado

El apunte

Críticas desde la oposición por el triunfalismo y la falta de autocrítica

Desde la bancada de la oposición, Podemos y el PSOE se mostraron molestos con las continuas alusiones a la anterior legislatura en la que gobernaron en coalición, sin que el equipo de Gobierno hubiera hecho autocrítica.

El conseller de Podemos, Antonio Saucedo, consideró Vicent Marí vendió en su discurso como bondades «cosas para avergonzarse, como las ayudas a familias vulnerables que dejaron a más de mil familias sin ayudas» o la rescisión del contrato del centro de baja exigencia de sa Joveria.

En este sentido recordó el retraso de un año y medio en la puesta en marcha de esta infraestructura.

Admitió que en la anterior legislatura se dejaron deudas por pagar, pero también aseguró que el actual equipo de Gobierno se encontró proyectos encauzados y dinero. «Sorprende que con los ingredientes para un buen guiso hayan transformado este Consell en una diputación».

Por parte del PSOE, Vicent Torres, valoró que Marí se había «puesto medallas por cosas que no ha hecho, por lo que han hecho otros y por cosas que ha hecho mal» en referencia al centro de baja exigencia de Sa Joveria «que no han terminado», a los proyectos que venían de la anterior legislatura o la concesión de ayudas a familias vulnerables durante la covid.

Le recordó que todavía no se han ejecutado promesas de campaña como la derogación de la reforma del PTI. También recordó la «larga lista de incumplimientos» de Vicent Marí en el capítulo de inversiones, como las mejoras de red viaria, el desarrollo de sa Coma o la puesta en marcha de las nuevas concesiones de transporte o medidas como cerrar los pisos turísticos.

Por su parte, el vicepresidente primero, Mariano Juan, recordó que se está juzgando una legislatura «anormal» en la que ha habido «un año normal y año y medio excepcional». Defendió las ayudas a familias vulnerables como una medida que no impulsó ningún otro Consell y recordó las inversiones ejecutadas en el 25% de la red de carreteras.

Respecto a la acusación de ejercer como diputación valoró que a efectos prácticos el Consell «es una diputación, tenemos las funciones de una diputación».