Una manada de podencos ibicencos abandonados en la zona de Cala Tarida publicada en el grupo de Facebook Perduts a Eivissa.

4

En los últimos meses muchos vecinos han denunciado la presencia de podencos ibicencos abandonados en las zonas de Es Cubells, Cala d’Hort y Cala Tarida. Una situación que puede provocar problemas de seguridad vial y de salud pública.

Ante esta problemática, como señalan desde las asociaciones animalistas, el Ayuntamiento de Sant Josep parece hacer oídos sordos. «Al principio eran seis, ahora son más de una docena. Los llevo viendo desde que eran cachorros. Me cansé de llamar a la Policía y al Ayuntamiento», denunció un vecino de la zona.

Una situación, por desgracia, muy común en España al finalizar la temporada de caza, momento en el que algunos cazadores se deshacen de los animales que no son válidos, estimándose una media de 50.000 galgos abandonados al año.

Desde 2012

Recientemente desde los colectivos animalistas de Ibiza han interpuesto una instancia al Consell Insular denunciando «el abandono y la inactividad» por parte del Ayuntamiento de Sant Josep tras recibir decenas de avisos.

«La continua inactividad del Ayuntamiento puede provocar muy pronto una situación dramática de centenares de perros deambulando por la isla», señalan desde la protectora Ibiza4patas.

No hay que olvidar que ya ocurrió una situación similar en 2012, donde se realizaron actuaciones para capturar una manada en la zona de Es Cubells de 40 perros. Estos fueron apresados y trasladados a Mallorca, donde fueron sometidos a revisiones y tratamientos veterinarios y, posteriormente, introducidos en circuitos de adopción.

En 2017 también ocurrió un hecho similar y más de 50 podencos fueron capturados entre Es Cubells y Cala d’Hort. En esa ocasión, la mayoría de ellos se encontraban en una finca, cuyos propietarios facilitaron la captura.

«No es la primera vez que el Ayuntamiento no se ocupa rápidamente del asunto, evitando la reproducción incontrolada de animales abandonados en el municipio», señala la instancia.

Desde la protectora esperan una actuación inmediata y ética, controlando la captura y la reubicación de las decenas de podencos que campan por estas zonas.

«Recordamos que el podenco ibicenco es una raza autóctona tutelada por la ley. Este tipo de situación en el municipio degrada la imagen de la isla, además es un continuo maltrato animal», finalizan.