Manuel Izquierdo, ayer en el programa de TEF. | Toni Planells

19

El propietario del restaurante Gran Vía, Manuel Izquierdo, ha sido este miércoles el protagonista de la rentrée del programa Bona Nit, Pitiüses, de la Televisión d’Eivissa i Formentera (TEF). Izquierdo se ha hecho conocido en los últimos meses por poner cara y voz a los afectados por las obras de remodelación de la avenida Isidor Macabich. Unas obras que, aseguró a preguntas del presentador, Toni Ruiz, le han afectado gravemente en lo económico.

Izquierdo relató en la entrevista que su clientela ha bajado nada menos que «un 50%» por culpa de estos trabajos, promovidos por el Ayuntamiento de Ibiza. Y no descarta recurrir a los tribunales para intentar que el Consistorio compense a los afectados. De momento, ningún empresario de la avenida ha aceptado la invitación a formar parte de esta acción. Algo que Manuel Izquierdo achacó a que «hay temor» a las consecuencias que pueda tener. «Todos nos sentimos perjudicados», lamentó el restaurador, «pero nadie da el paso. Yo ahora estoy luchando por lo mío».

Cortes de agua

Las obras de Isidor Macabich comenzaron el pasado mes de abril y han provocado desde entonces todo tipo de problemas, tanto a los comerciantes y restauradores como a los residentes en esta emblemática vía comercial de la capital ibicenca. Los cortes en los suministros, las fugas de gas o los problemas para acceder se han convertido en el día a día de una avenida que, subrayó Izquierdo, está desde entonces «vacía». «Lo peor han sido los cortes de agua», relató, «el último ha sido de casi nueve horas. Y no te dan ninguna explicación».

Izquierdo aseguró que las medidas adoptadas por el Ayuntamiento para atenuar los efectos de las obras no han servido de nada. Medidas como los bonos para aparcar dos horas gratis en el parking del CETIS o las rebajas en las tasas municipales no han logrado ni revitalizar la actividad económica ni mucho menos rebajar las pérdidas. «No conozco a nadie que haya usado los bonos», afirmó este restaurador que, en la actualidad y a pesar de la situación, mantiene cinco puestos de trabajo.
El empresario lamentó que el Consistorio no haya dado «margen» después de los dos años de pandemia y expresó que, en su opinión, lo ideal hubiera sido haber permitido a los comerciantes y restauradores de la avenida trabajar este verano y «empezar las obras ya en invierno».

Capear el temporal

A la pregunta de qué le diría al alcalde, Rafa Ruiz, o a la concejal responsable del proyecto, Elena López, Manuel Izquierdo explicó que les cuestionaría por la decisión de haber iniciado las obras justo al salir de la pandemia. Una petición que no pudo hacer a ningún representante del PSOE ibicenco pues, como ya sucedió en la pasada temporada del programa, el partido declinó la invitación a participar en el BNP.

A pesar de todo, Izquierdo dejó claro que no piensa cerrar el negocio. Y es que ya se ha acostumbrado a capear temporales. Al día siguiente de abrir el restaurante, tuvo que cerrarlo por el confinamiento. Ahora, incluso, descarta subir los subir los precios a pesar de la cada vez más alta inflación. «Voy a aguantar un poco los precios porque no es el momento de subirlos», concluyó.