Bartomeu Escandell empezó en política con 32 años. | Irene Arango

El conseller de Hacienda de Formentera, Bartomeu Escandell, de GxF, anunció anoche en el programa Bona Nit Pitiüses (BNP) de la TEF que esta será su última legislatura como político en activo. «Ha sido un viaje apasionante porque hemos creado un consell insular», explicó, «pero entré con 32 años y ya tengo 48. He dedicado los mejores años de mi vida profesional a la Administración pública y hay que dejar paso a gente nueva. Ahora estoy a disposición de mi mujer y de mi familia».

Escandell, que fue absuelto por la Audiencia Provincial de Baleares el pasado mes de noviembre de los delitos de prevaricación y falsedad en el caso Punta Prima, no quiso pronunciarse sobre si su compañero de partido, expresidente y también juzgado por el mismo caso, Jaume Ferrer, tiene previsto retornar a la política activa. En este sentido, aseguró que GxF «habla primero de lo que quiere para Formentera y, después, se buscan los perfiles». «Los problemas de 2007», añadió sobre esta cuestión, «no son los de 2023. Formentera ha cambiado y, más que hablar de personas, hay que decirle a la gente lo que esperamos».

Sobre el caso Punta Prima, el conseller aseguró que «ha sido un vía crucis». Escandell, además, recriminó al PSOE formenterés no haber dado el suficiente apoyo a los imputados de GxF, aun cuando gobernaban juntos. Y calificó de «extraño» que, en este caso, solo fueran enjuiciados los cinco consellers de GxF y no los dos del PSOE. «Hemos sentido los gritos de unos», añadió, «y el silencio de otros».

Cambio en el turismo

Noticias relacionadas

Sobre el cambio que ha experimentado Formentera como destino turístico desde la creación del Consell en 2007, Bartomeu Escandell lamentó que la isla sea hoy objeto de deseo para grandes fondos de inversión internacionales. Sobre esta cuestión, el conseller alertó de que la forma de trabajar de estos fondos puede afectar a la esencia de Formentera. Pero Escandell también admitió que el Consell no puede «decirle a un comerciante que tendrá que llevar su comercio toda la vida» porque esto «es una amenaza». En la lucha entre el sushi y la rotja planteada en la entrevista por el director de Periódico de Ibiza y Formentera , Juan Mestre, Bartomeu Escandell apostó por el pescado mediterráneo porque, dijo, vendiendo este, «no ha ido mal». «No sé cómo nos irá haciendo sushi», añadió, «es un tema de conciencia».

El conseller recordó que no se debe confundir el turismo de calidad con el de dinero. Y recordó que el primero «entiende y respeta el territorio y gasta para que eso pueda mantenerse». No obstante, Escandell también dejó claro que todo se trata de una cuestión de oferta y demanda. «Crear más oferta para equilibrar los precios», aseguró, «es matar el destino». Por ello apostó por «evitar el sushi e incrementar la rotja».

Sobre la promoción turística de Formentera, el conseller explicó que el objetivo es atraer a la isla a un turismo de calidad, que sea respetuoso con el lugar y su identidad. Pero también reconoció que es difícil luchar contra la promoción que hacen de Formentera estos grandes inversores a través de sus redes sociales. «El Consell puede tener 15.000 seguidores pero ellos tienen millones», afirmó.

S’Estany des Peix

En la entrevista, Bartomeu Escandell, a preguntas del responsable de los servicios informativos de la TEF, Juanan Torres, se refirió también a lo sucedido con la pasarela del Estany d’es Peix. Sobre esta cuestión, defendió la intervención realizada por el Consell de Formentera y aseguró que la regulación estará lista «en breve». Escandell recordó que se trata de un espacio en el que tenían competencias la Demarcación de Costas, la Autoridad Portuaria de Baleares y el Govern. Y aunque admitió que se han podido cometer errores, dejó claro que la pasarela está dando un servicio adecuado a pesar de las críticas.