5

Manu San Félix es biólogo marino, reside en Formentera desde hace varias décadas y es el autor del informe sobre las praderas de posidonia que sirvió para que la UNESCO declarase a las praderas del Parque Natural de ses Salines de Eivissa y Formentera Patrimonio de la Humanidad. Además de dirigir el Centro de Buceo Vellmarí, trabaja para National Geographic cómo realizador de documentales submarinos y en la actualidad está preparando dos en concreto, uno sobre el Mediterráneo y otro dedicado al corredor marino del Pacífico en el que transcurre la gran migración oceánica de tiburones, tortugas y otras especies. En las últimas semanas unas impactantes imágenes grabadas por Manu San Félix del ancla del yate de lujo Turama en la que se veía el destrozo que causaba con su movimiento sobre las praderas ha devuelto al primer plano la necesidad de protección de la posidonea. Y como explicaba es una mínioma parte de lo grabado, «es como si dispusiera de 300 balas y sólo hubiera disparado una», advierte.

-¿Qué es la posidonia oceánica?
-La posidonia a pesar de que conocemos sus praderas como alguers, no es un alga sino una verdadera planta superior, que evolutivamente son más avanzados que las algas y son organismos más complejos. La posidonia desciende de plantas terrestres que evolucionaron para recolonizar el medio marino, de donde salieron los primeros vegetales. Es una hierba marina que tiene raíz, tallo, hojas, flores y frutos y cuando la contemplamos de cerca es una planta bellísima que en nada nos recuerda a un alga sino a una planta terrestre.

-¿En qué mares se encuentra?
-En contradicción con su nombre científico, Posidonia oceanica, es una planta exclusiva del Mar Mediterráneo y nada tiene que ver con el océano y se localiza en casi toda la costa Mediterránea salvo en la costa d el estrecho que recibe de pleno el agua atlántica. Aunque en la mayoría de lugares de la costa peninsular ha desaparecido por efecto del urbanismo de la costa.

-¿Qué importancia tiene para las Pitiüses?
-La importancia para las Pitiüses es total. En gran parte tenemos las playas y el agua que tenemos gracias a esta planta submarina. Sin las praderas de posidonia, Eivissa y Formentera no serían lo que son. La prueba de ella la tenemos en la Bahía de Eivissa, sus aguas cada vez son más oscuras. Y sin duda alguna la destrucción de 500.000 de metros cuadrados que supone la última ampliación del puerto va a pasarnos una importante factura ambiental, debido a la ceguera de los que han apoyado y promovido esta obra. Tengo que reconocer que estoy sorprendido de que las imágenes de las anclas sobre la posidonia hayan tenido tanto impacto cuando al mismo tiempo se está llevando a cabo una obra portuaria que está acabando con al menos 50 hectáreas de pradera de posidonia y es algo que está pasando totalmente desapercibido.

-¿Qué papel juega la posidonia en su entorno?
-La capacidad que tiene la posidonia en definir el entorno que tenemos en nuestras costas es de unas proporciones grandiosas. Actúa a muchos niveles y resulta difícil explicar de forma resumida este trabajo que hace. Juega un papel principal en la depuración del agua, por que retiene el sedimento que hay en suspensión en la columna de agua favoreciendo la transparencia del agua. Además libera enormes cantidades de oxígeno al medio, un excelente depurador que hay que mata bacterias y otros microorganismos nocivos. Por esta capacidad nuestras praderas son el auténtico pulmón de nuestras costas. Un metro cuadrado libera unos 14 litros de oxígeno al día, si esto lo multiplicamos por 4 ó 5.000 hectáreas que hay sólo en el parque de ses Salines nos haremos una idea de las cantidades que aporta al medio. También hay que resaltar cómo protege las costas del oleaje y por lo tanto frena la erosión marina sobre las playas, favoreciendo su estabilidad. Contribuye aportando millones de esqueletos de pequeños organismos que se convierten en arena en nuestras playas.

-¿De qué se alimenta?
-Como todas las plantas se autoalimenta a través del proceso de la fotosíntesis, sintetizando por si misma la materia orgánica que necesita para sus tejidos, a partir de la energía del sol y del carbono que toma del agua, liberando oxígeno en este proceso. Este productividad de materia orgánica es muy importante en un mar pobre por naturaleza. La posidonia exporta materia orgánica a otros hábitats tanto terrestres como las dunas o los submarinos como son las agua más profundas.

-¿Cómo explicar a los ciudadanos, especialmente a los de estas islas, su importancia?
-Yo les diría que dejando a un lado su importancia ecológica tengan en cuenta que sin posidonia nuestro producto turística sería una vulgaridad, sería uno de tantos y no algo diferenciado y de calidad como tenemos ahora. La naturaleza nos hizo el regalo de darnos las mejores praderas de posidonia y tenemos que cuidarlas por encima de todo.

-¿Los destrozos de un ancla cuántos años necesitan para repararse recuperarse?
-Caso de que no le afectasen otros impactos, como pueden ser algas invasoras, efecto invernadero, etc., es decir en condiciones ideales tardará en recuperarse un mínimo de 300 años.

-Pero la amenaza a la posidonia oceánica no se limita a los fondeos, ¿qué impacto tienen en las praderas el emisario de aguas residuales procedentes de la EDAR de Sant Francesc situado en es Caló de s'Oli y los sentinazos y vertidos de todo tipo que realizan las embarcaciones?
-Las aguas negras de barcos y emisarios son una auténtica bomba para las praderas. La posidonia es una planta extremadamente sensible a las alteraciones de la calidad del agua. El aumento de materia orgánica y pérdida de visibilidad merma el potencial de la planta para que recibir la energía del sol y realizar la fotosíntesis. Tenemos las praderas que tenemos gracias a la transparencia del agua que permite que penetren con fuerza los rayos del sol. Desde hace unos años muchas de las praderas de ses Salines están gravemente enfermas y eso es algo que todavía no hemos enseñado pero está ahí y el daño es muy importante.

-España fue severamente reprendida por la UE el pasado año en su informe de 2010 porque no hace los deberes relativos a la protección de zonas LIC, no ha elaborado el listado de las mismas y tampoco ha presentado un estudio del estado de dichas zonas a proteger... la posidonia oceanica es un hábitat prioritario y protegido que no se protege ¿por qué?
-En general la protección del mar en nuestro país y en nuestra comunidad es de suspenso rotundo no sólo por la posidonia sino por muchas otras cosas. Si comparamos lo que queda ahora respecto a lo que vieron los que habitaban estas islas hace 50 ó 60 años es para llevarse las manos a la cabeza y preguntarnos hacia donde vamos.

-La destrucción se ha acelerado de forma exponencial en es Caló de s'Oli debido a que el Govern no ha instalado este año las boyas ecológicas de ese punto y en s'Espalmador ¿se le pueden pedir responsabilidades por no haberlas colocado? ¿y al Estado por no preservar las praderas como es su obligación?
-Intento no entrar en ese tipo de discusiones, yo personalmente y de forma altruista me limito a informar y a comunicar lo que veo debajo del agua con el único objeto de ayudar a la conservación del mar y dar más información a aquellos que están gestionando nuestro patrimonio. Intento ayudar aportando información aunque a veces lo que comunique sea con imágenes tremendas e impactantes, pero sólo fotografío y grabo lo que hay, lo que está pasando.

-Además de las aguas mal depuradas que algunas poblaciones vierten al mar, ¿en qué medida son también responsables de la destrucción de la posidonea los vertidos de aguas negras de las embarcaciones?
-Es tremendo el daño que los vertidos por parte de las embarcaciones están causando en el ámbito de Eivissa y también de Formentera. El caso de las Pitiusas es muy particular ya que se concentran miles de barcos en una franja marina muy determinada. Hablamos de miles de barcos que navegan entre ambas islas, lo que supone una población de miles de personas. Hoy en día la mayoría de los barcos son auténticas casas flotantes que cada día eliminan aguas residuales procedentes del uso de los cuartos de baño, lavavajillas, etc y además las aguas de las sentinas de motor con aceites y combustible. Prácticamente ningún barco usa el servicio en puerto de recogida de aguas negras y vierten sus aguas residuales en las playas donde están fondeados bañándose. El turismo náutico se ha convertido en una seria amenaza en sitios cómo Formentera donde se concentran miles de embarcaciones. Los datos de los análisis del agua así lo confirman. Se ha perdido la calidad del agua, que es una seña de identidad de Formentera e Ibiza. Y para evitar eso pediría a los patrones de las embarcaciones que respeten la ley: no verter las aguas negras ni las aguas de sentinas a menos de 12 millas de la costa y que no fondeen sobre posidonia. Y a poder ser que vacíen sus depósitos de aguas negras en los puertos.

LA CONTAMINACIÓN
-Con los años que lleva fotografiando los fondos marinos habrá visto la evolución de la calidad de sus aguas, ¿el futuro es tan negro como lo pintan?
-No sé muy bien cómo pintan el futuro, pero para mí es muy negro el futuro. Es más ese futuro ya esta llegando, el presente comienza ser negro. De lo que había cuando llegué a Formentera hace 20 años a lo que hay ahora hay un abismo y lo que vieron los que vivieron hace un siglo es otro mar, otro Mediterráneo. Hay datos demoledores, cómo que hemos pescado el 99% de los tiburones del Mediterráneo. Ahora cuando buceas observas fondos pelados sin apenas vida, cuando antes en la misma costa se pescaban tiburones, nadaban las focas monje y las langostas se cogían en la misma orilla. La contaminación comienza a ser patente con la presencia de algas filamentosas que recubren los fondos y dejan sin oxígeno a la vida marina. Seguimos practicando sin límites la pesca de arrastre que es un auténtica barbaridad. Estoy seguro que en el futuro llamará la atención el cómo se pescaba arrasando los fondos marinos.