ENTREVISTA, Javier Serapio

«Los sueños pueden ser como un termómetro de la salud y la enfermedad»

|

Valorar:
preload
Javier Serapio reparte su tiempo entre la docencia, la investigación y su consulta.

Javier Serapio reparte su tiempo entre la docencia, la investigación y su consulta.

05-03-2014

Dentro de un mes Javier Serapio Costa cumplirá 44 años y saborea su buen momento profesional. Ha centrado su carrera en un área que le apasiona, combinando la Psicología Clínica, la investigación y la docencia de un modelo de psicodiagnóstico que integra, entre otras técnicas, el análisis de sueños, de dibujos y de otros tests proyectivos. A sus talleres de formación acuden no solo profesionales de la salud mental, sino también maestros, médicos o profesores. Además, se estrena con otra faceta, la de escritor. Su primer libro de relatos se publicará en pocas semanas.

—¿A través de la interpretación de los sueños se conoce a una persona?

—Siempre digo que los sueños son como una especie de resonancia magnética que nos ayuda a ver cómo estamos por dentro, qué conflictos no hemos solucionado, algo que vemos a través de los sueños que se repiten. O nos avisan de cosas que van a pasar, como si fuera magia, pero es porque nuestro cerebro capta cosas de las que nosotros no somos conscientes. Los sueños son como una puerta a tu interior, te ofrecen advertencias y pueden ser un termómetro de la salud y la enfermedad. Si tu no lo sabes interpretar se pierde una información valiosa. El problema es que el sueño se expresa a través de un lenguaje metafórico, simbólico o absurdo y en los talleres se intenta comprenderlo y descifrarlo.

—Y no recordar los sueños, ¿avisa de que algo falla?

—Si hay etapas en las que una persona está más desconectada de sus emociones y de algunas vivencias, no soñar es un indicador. Todos soñamos y las teorías más biologicistas dicen que depende del momento en que despiertes recuerdas o no. Pero desde otras posturas más psicologicistas pensamos que no es así, que soñar tiene siempre una simbología. No es muy habitual, pero sí ocurre es que gente que no ha soñado en meses o años, en el momento que pide ayuda surge el primer sueño, que suele traer el conflicto básico, suele ser clave. Me ha pasado en un porcentaje muy alto de casos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.