33

Mahy Marrero Sosa. Este es el nombre propio que protagonizó ayer las más de 6 intensas horas de subasta celebrada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Sant Josep. Una subasta que reportará a las arcas ‘josepines’ 4.607.200 euros este año y otros tantos en 2017. Un 100 por cien más que en 2012. Una subasta que se desarrolló en un ambiente tenso, con varias polémicas y bastante indignación entre los asistentes. Una rabia que en el tramo final se tradujo en insultos, caras desencajadas y algunas lágrimas.

El lote más caro, el 130, compuesto por 180 hamacas y 90 sombrillas en la zona del Ushuaïa, se adjudicó por 355.100 euros a la empresa Fiesta Hotels i Resorts. El lote salía incialmente por 66.100 euros. La puja entre Vicent Marí y Mahy Marrero se fue disparando hasta que Mahy, empresario canario procesado por un delito de narcotráfico, apostó por no levantar su cartulina con el número 95, una de las cinco empresas con las que concurrió a la subasta de ayer. Vicent Marí, tras adquirir el lote, subrayó que para ellos «no es un negocio, es una forma de defender a nuestros clientes y la calidad de nuestro producto».

Minutos antes de la puja máxima, se había vivido otro cara a cara que acabó entre protestas. Los propietarios de Nassau se hacían con dos lotes de 206 hamacas, 4 balinesas y 107 sombrillas por 256.100 euros, pero un descuido les hizo perder un lote de 162 hamacas y 81 sombrillas que fueron a parar a manos del hombre que ya estaba en boca de toda la sala: Mahy Marrero, quien se hizo con la adjudicación en tan sólo una puja por 90.300 euros (el precio de salida era 89.300).

Pasadas las 11:15 horas, la teniente alcalde, Paquita Ribas, planteó un receso para enfriar un ambiente cada vez más enrarecido. Tras la reanudación, la subasta siguió por los mismos derroteros. Marrero Sosa se hizo con los lotes de Cala Carbó y otros pequeños lotes que sacaron de sus casillas a pequeños empresarios.

Era la previa de un último duelo a mano alzada por Cala Bassa. Aquí, Marrero se hizo con un único lote de 5 velomares por 8.000 euros pero con sus pujas disparó por encima de los 622.00 euros el desembolso de Cala Bassa Beach Club. Al final, el Ayuntamiento de Sant Josep fue el gran beneficiado de «esta locura».

LA NOTA

8.000 euros por una silla y una mesa en Cala Comte

La subasta de ayer vivió momentos de tensión y también situaciones kafkianas. La más sorprendente de todas se desencadenó pasadas las 15 horas. Se subastaba el lote 44: una mesa y una silla en Cala Comte. La puja de salida se situó en 500 euros. La primera puja, la de los hasta ahora adjudicatarios.

Pero la sorpresa vino cuando entró en acción Mahy Marrero.

De 500 euros en 500 euros hasta que el hasta ahora adjudicatario torció su brazo. «Eres un desgraciado», le espetó uno de los acompañantes en la sala. Instantes antes, varios de los presentes recriminaron la actitud que estaba manteniendo Marrero Sosa durante toda la mañana y que llevó «al límite» en esta puja. Fuera, a preguntas de los periodistas, Marrero Sosa dijo que toda puja «tenía una razón».

Mahy Marrero Sosa se personó en la sala como administrador único de 5 empresas que finalmente se hicieron con un total de 11 lotes.

Este empresario canario está pendiente de una resolución judicial ya que el pasado 8 de marzo fue juzgado en la Audiencia de Las Palmas. Está acusado de un delito de tráfico de drogas por su relación con un cargamento de 452 kilos de cocaína. El juicio quedó visto para sentencia y Marrero Sosa se enfrenta a una petición fiscal de 13 años de cárcel.

EL DETALLE

4.607.200€

Noticias relacionadas

Recaudación. El total de las adjudicaciones provisionales en la subasta de lotes de playas celebrada ayer asciende a 4.607.200, una cifra que también recaudarán en 2017.

355.100€

El lote más cotizado. Salía con una puja inicial de 66.100 euros y acabó adjudicándose por 355.100. El lote 130, compuesto por 180 hamacas y 90 sombrillas, fue la puja estrella.

97

Licitadores.En la subasta participaron un total de 97 licitadores que pujaron por un total de 153 lotes, 4 de los cuales quedaron desiertos tras la sesión de ayer.

Pagos

Plazos.Los adjudicatarios provisionales deberán abonar el 50 por ciento de la cantidad total en los 15 días siguientes a la publicación de la adjudicación. El resto, antes del 15 de agosto.

IMPRESIONES

Juanjo Torres / Platja d’en Bossa /Adjudicatario

«Llevamos 48 años trabajando en las playas de Eivissa. Me limito a seguir la tradición familiar pero hoy, en este salón, se está apostando muy fuerte., auténticas barbaridades. Es cierto que todo negocio tiene un riesgo y que cada playa es diferente pero no para pagar algunos precios que se han pagado. Los beach clubs nos están tirando».

Oscar Carbonell / Platja d’en Bossa

«Me han destrozado. Llevaba 21 años gestionando un quiosco de Platja d’en Bossa y hoy me que quedado sin nada. Es una locura, han pagado 60.000 euros por un quiosco que no tiene ni luz ni agua. Deberían haber puesto un tope. Hoy he aprendido una lección. Dentro de tres años tengo claro a quién no voy a votar».

Toni Ribas / Platja Pinet / Adjudicatario

«Lo que ha pasado en esta subasta es una barbaridad. No entiendo cómo puede venir un personaje que está en un juicio por narcotráfico y reventar todos los precios. Están jugando con el pan de mucha gente.

Llevo muchos años y nunca había visto semejante animalada. Es muy raro que participe un señor que tiene líos con la justicia».