La reunión se alargó durante más de cuatro horas, pero no hubo acuerdo entre empleados y empresa. | Marcelo Sastre

6

El personal de seguridad privada del aeropuerto de Ibiza confirmó ayer que iniciará una huelga indefinida a partir del día 20 de julio tras no alcanzarse ayer por la mañana un acuerdo en el Tribunal de Arbitraje y Mediación de Baleares (Tamib).

Tras una reunión de casi cuatro horas con responsables de la actual concesionaria, Trablisa, los trabajadores, afirmaron que la empresa «no quería negociar» y han querido declarar la huelga ilegal «con argumentos que no tenían razón de ser».

Los trabajadores participantes en la reunión en el Tamib explicaron que desde la empresa venían a «asustar y presionar» y recordaron que la huelga será convocada desde CCOO a través de la Federación de Construcción y Servicios. «No han cedido en nada», precisaron, confiando en que intercedan en el conflicto desde el Consell d’Eivissa o Delegación del Gobierno, a quienes han pedido que en la negociación de los servicios mínimos medien «porque la empresa pide un 90 por ciento de servicios mínimos», mientras que ellos han solicitado el 50 por ciento.

«Se solicita que se cumpla la ley esos días, que no se dejen hacer jornadas de más de nueve horas o turnos que no estén en el cuadrante», expresaron los trabajadores. Cabe recordar que la temporada pasada, los trabajadores protagonizaron ocho días de huelga en protesta por su situación laboral.

El personal de seguridad pide disculpas por adelantado a los usuarios, recordando que «toda su precariedad repercute en la seguridad». «Tanta seguridad para que después una persona esté 16 horas durante cuatro días seguidos trabajando», lamentaron.
Entre otras reivindicaciones, afirmaron que la nueva concesionaria no paga los pluses de productividad a los trabajadores eventuales y ha eliminado la persona responsable de los cuadrantes. También denunciaron «cambios constantes» en los turnos.

La huelga viene motivada, además, por los excesos de las cargas de laborales que obligan a trabajadores y trabajadoras de la empresa Trablisa a mantener jornadas laborales que pueden superar las 12 horas continuadas.

Para la Federación de Construcción y Servicios de CCOO de Baleares, la empresa «ha precarizado las condiciones de trabajo» del servicio de vigilancia y seguridad del Aeropuerto de Ibiza hasta «límites inaceptables». Estas cargas laborales son fruto, entre otras circunstancias, de la falta de personal en las plantillas, reiteraron.

Igualmente, CCOO denunció la «excesiva» carga laboral del personal femenino por la falta de paridad en la plantilla, lo cual conlleva, entre otras cosas, no poder optar a ocupar un puesto de trabajo en escáner y no acceder a cobrar el plus. Desde el sindicato precisaron que es «incomprensible y vergonzante» que una empresa como Aena, que genera beneficios «multimillonarios», consienta que los trabajadores de las empresas que subcontratan sufran estas situaciones de precariedad.