Victoria Federica llegó a su casa en coche y no bajó del vehículo. | Europa Press

0

El pasado viernes, la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, Victoria Federica, cumplió 22 años. Lo que no esperaba la royal it girl, que estudia Marketing y sueña con dedicarse al mundo de la moda, es que su fin de semana de celebraciones fuese a torcerse de una forma tan amarga. El sábado, un día después de su cumpleaños, la sobrina del rey Felipe VI viajó hasta Valladolid para apoyar al torero peruano Andrés Roca Rey, con el que guarda una gran amistad desde hace años. Al día siguiente, Victoria Federica comenzó a encontrarse mal y, con celeridad, fue trasladada en ambulancia a un centro médico de Madrid.

Allí no tardó en llegar el diagnóstico. Según informó Vanitatis, la joven fue operada de urgencia debido a una peritonitis, una inflamación grave del peritoneo, membrana que recubre la superficie interior de la cavidad abdominal y forma varios pliegues que envuelven las vísceras. La Intervención fue un éxito y Victoria Federica se quedó ingresada en el hospital hasta este martes, cuando recibió el alta y pudo volver a casa para recuperarse y guardar reposo.

Aunque lo primero es la salud y Victoria Federica debe estar agradecida de que este problema no haya pasado a mayores, este contratiempo ha supuesto variaciones en su agenda. Victoria Federica no pudo disfrutar desfile de Pedro del Hierro, una marca con la que mantiene una buena relación, que se celebra este jueves en el marco de la 76 edición de la Mercedes-Benz Fashion Week, al que sí que asistieron sus buenos amigos María García de Jaime y Tomás Páramo.