Omar Montes en su visita a Palma en 2019. | Click

14

Omar Montes ha protagonizado un enfrentamiento con la Policía en Valencia. Los hechos de este domingo por la noche han provocado una polémica en redes sociales, donde son muchos quienes cuestionan la buena fe y la consideración del cantante, quien alegó su fama para saltarse un requerimiento policial.

Fue al terminar su concierto en Peñíscola, un control de la policía le paró para realizar una inspección rutinaria. Sin embargo, en ese momento, Montes inició una retransmisión en directo en Instagram. Como se puede ver en el vídeo, el agente pidió al cantante que apagara el móvil, pero este hizo caso omiso y le critica que le paren tras el concierto: «Acabo de bajar de cantar para todos vosotros y me estáis parando para registrarme, con todas las armas apuntándonos como que somos delincuentes. Con las personas malas que hay, y me tienes que venir a parar a mí porque yo vengo aquí a cantar. ¿Me vas a parar a mí». Ante el alboroto que protagonizaba Omar, los agentes trataron de calmarle y le aseguraron que se trataba de una situación completamente normal: «Es un control de seguridad ciudadana y, por la seguridad del control, que usted esté grabando…», a lo que Montes respondió: «Es sospechoso, no me fio un pelo, os he visto un poco raros. Respeto a la seguridad, decís que no me conocéis, tú le acabas de decir a tu compañero quién soy, o me conocéis, o no me conocéis».

Una tercera policía le insistió en que bajara la cámara del móvil para respetar la privacidad y el derecho de imagen de los agentes, pero la reclamación volvió a quedarse en vano: «Yo contento y alegre de tu privacidad, no te voy a grabar, simplemente me parece raro que me pongas el coche patas arriba cuando me acabas de ver cantar hace una hora». El cantante ha sido muy criticado por su actitud. Los usuarios le han reprochado su respuesta de superioridad, al negarse a hacer un control policial rutinario, obligatorio para todos, alegando su condición de personaje público. También ha causado revuelo su respuesta a los agentes, que algunos tildan de maleducada.